jueves 20 de junio, 2024
  • 8 am

Latidos

RUIDOS MOLESTOS
Una jornada a puro Candombe se realizó en la zona de Club Huracán con la participación de Comparsas de Salto y grupos musicales y la presencia especial de Eduardo Da Luz qué llegó de Montevideo y deleitó con su música a cientos de personas. Pero no todo fue color de rosa, porque si bien hubo mucha gente que disfrutó del evento, hubo otras que se quejaron por los ruidos molestos que genera este tipo de actividad. “No a todo el mundo nos gusta el candombe”, dijo un residente en la zona, “tuvimos que aguantar el ruido sin poder mitrar televisión tranquilos por este tipo de actividad que debería prohibirse hacerse en la ciudad. Que vayan a la costanera o algún predio alejado”, dijo.
SE DESCHAVARON
Hace un tiempo que muchos ciudadanos sostienen que las ollas populares son impulsadas por el Frente Amplio para dar una sensación de mayor vulnerabilidad social en el país y en el departamento. “Surgieron como una necesidad en la época de pandemia en virtud a que mucha gente no podía trabaja sobre todo zafrales, pero a esta altura ya son mecanismos políticos de la izquierda”, dijo un lector. “Para muestra solo basta un botón. La encargada del colectivo de ollas y merenderos de Salto (María José Semino), invitó a través de las sociales al acto del Frente Amplio el pasado domingo con la presencia e sus tres precandidatos. Más clarito pónganle agua”, dijo.
ROEDORES
Bajó el río y con él comenzó a detectarse en mayor proporción poblaciones de roedores que habían sido arrastradas hacia el casco céntrico. Desde la comuna se realizaron fumigaciones y colocación de veneno en algunas zonas, pero la batalla se viene perdiendo. Hay lugares como los ubicados próximos a los arroyos que vienen teniendo un grave problema en relación a la presencia de ratas y ratones. Un ciudadano nos explica que el problema no solo es de falta de higiene que genera un lugar con ratas, sino que “hay riesgos de enfermedades”. La leptospirosis es una de las patologías comunes de aparecer luego de una inundación.
ESPACIOS CONTAMINANTES
En algunas paradas de ómnibus, estudiantes de secundaria colocaron recipientes plásticos para que la gente que aguarda su unidad deposite las colillas de cigarrillos u otros residuos chicos. Se trató de una iniciativa que se enmarcó en el Día Mundial del Ambiente y que pretende mejorar estos espacios donde la gente arroja al piso todo tipo de elementos contaminantes. Se espera que los salteños los utilicen y no hagan caso omiso al mensaje que teniendo una ciudad más limpia es beneficioso para todos. Los estudiantes analizaron que las paradas de ómnibus son “espacios contaminantes” que tiene la ciudad.
RAMAS PELIGROSAS
En calle Beltrán -entre Artigas y Uruguay- hay un árbol que está muy seco, cuyas ramas están vulnerables y cualquier viento fuerte que se genere puede hacer caer pesados troncos al suelo. Residentes en esa cuadra señalan que incluso el árbol ha llegado a tocar cables que alimentan de energía eléctrica a las casas del lugar y cuando hay ráfagas de viento se han observado “chipazos”. Reclaman que se haga una poda del árbol, no pretenden que lo corten de raíz, pero sí que se disminuya el riesgo de que las ramas se desprendan y caigan encima de algún automóvil o de una persona.
FRIGANOS
Viene surgiendo un movimiento a nivel de la región y Uruguay no es la excepción, que se ha convertido en grupos de activistas, que tienen por objetivo promover la alimentación que se desperdicia y que en algunos casos son miles de kilos. Se trata de los friganos? (o freegans)?, considerados activistas que se manifiestan contra el consumo y desperdicio excesivo de productos,? siendo los alimenticios el foco de atención en muchas de sus acciones. Algunos lo hacen por necesidad (hurgadores), otros por filosofía de vida que tratan de concientizar sobre el consumo de alimentos desperdiciados de la gente.