Miércoles 3 de junio, 2020
  • 8 am

Los “idus” olvidados

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

50 opiniones
Diario

Por el
Esc. Gustavo Varela.
Días atrás, un escriba de columnas en éste medio, asentaba en éstas páginas, algunas palabras sobre la ausencia de los “Idus de marzo” del calendario romano, en el mes que transcurrimos en el actual Uruguay. En otras palabras, haciendo honor a su ideología, se quejaba de la ausencia de buenas noticias que pueda haber en estos días, en el Uruguay actual, según su visión.
Para poner en escena la idea que quiero plasmar, como siempre, cuando son gobierno le cantan loas a las medidas que adoptan, aunque sean espantosas, y cuando son oposición, descargan con toda su furia en contra de las medidas que pueda tomar, el gobierno de turno.
Lo lamentable es la poca memoria que tienen de un tiempo a otro.
En la administración de Lima, la Intendencia, a iniciativa de los jerarcas de turno, dentro de los que estaba el Director de Hacienda, hoy devenido en conductor de los omnibuses, intimó a los contribuyentes salteños a ponerse al día con el pago de los tributos en sus diferentes acepciones. Tanto fue la persecución hacia los morosos, que hasta lo hicieron con los bienes de salteños desaparecidos por la Dictadura, lo que indudablemente llamó la atención, en función de la perorata que siempre han llevado adelante, dichos jerarcas.
Días atrás, el novel legislador por la Administración Lima, el hermano del ex Intendente, planteó en un confuso episodio en la legislatura nacional, una solicitud para que el gobierno nacional no cobre durante determinado plazo, el consumo de los servicios de Ute, Ose y Antel, desconociendo alegremente, y yendo a contramano, de lo que su hermano había llevado a cabo como Intendente.
No sólo habían contratado una empresa privada para que intimara a todos los Salteños, las deudas contraídas con la Intendencia, sino que olvidándose del relato oficial, también intimaban en la persona de los desaparecidos por la dictadura, el pago de los tributos a la Intendencia.
Se olvidaban de sus propios relatos.
Se ovidaban de sus propios Idus.
Los Idus Limenses.
Ud. dirá. ¿Es posible? Y sí. Es el doble rostro, y el doble discurso que tienen en la actuación pública.
Según de qué lado del mostrador estén, es la forma de actuar.
Cuando eran gobierno le cobraban hasta a los “compañeros desaparecidos”.
Hoy que son oposición, regalan los bienes alegremente.
En tus manos está el cambio.
En tus manos, está la oportunidad de decirles adiós.