Jueves 28 de mayo, 2020
  • 8 am

¿Un “Salteño” más corto traerá un campeón poco habitual?

El fútbol salteño en suspenso, a la espera de que el balón vuelva a rodar, aunque por lo visto para eso falta un tiempo considerable y dependerá exclusivamente de evitar la expansión de la pandemia de coronavirus.
La posibilidad de que la temporada sea más corta abrirá chance para los equipos que en teoría tienen menor poderío.
Pero aún no hay certezas en una fecha posible para dar comienzo a la actividad oficial de primera división y más aún puede demorarse ante la inconclusa Copa Nacional de Selecciones, en la que Salto sigue participando y se encuentra por iniciar los cuartos de final.
No ha surgido nada oficial de OFI al respecto y es de esperar que se pretenda reanudar cuando las condiciones estén dadas.
Ante todo esto, el Campeonato Salteño de primera división deberá esperar y llegado el momento los clubes junto a los neutrales tendrán que resolver cuál será el mejor formato para llevar a cabo en la temporada 2020.
DE 22 FECHAS ES INVIABLE
No se puede pensar en un torneo de 22 fechas como lo planteó en su momento el recién ascendido El Tanque, además de una liguilla de seis participantes, siempre y cuando se pretenda terminar antes de fin de año, lo que sería más coherente.
Difícilmente las instituciones acepten finalizar la temporada en 2021 aunque sea una situación excepcional, y eso llevaría a no participar en la Copa de Selecciones, además de tener que modificar lo reglamentario por los pases a préstamo, que llegaron a los clubes en febrero y que finalizan el 31 de diciembre del presente año.
16 FECHAS: POSIBLE
Pensar en un torneo de 16 fechas, con una rueda en régimen de todos contra todos y una segunda rueda en series aún es posible, porque demandaría cinco meses incluyendo una liguilla que se podría disputar en el segundo semestre. Al igual que en la opción anterior, dependerá del alcance de la pandemia en nuestro país.
En el caso que la única opción sea jugar un torneo más corto aún, es decir una rueda con liguilla, habría una injusticia deportiva teniendo en cuenta los afectados en la tabla de promedios, sobre todo para los recientes ascendidos, El Tanque y Sud América, porque les reduciría el margen de error.
LO ECONOMICO
El último Campeonato Salteño no fue nada bueno en el aspecto económico en cuanto a recaudación y por más que este año se jueguen dobles jornadas de la “A” nuevamente, la situación económica afectará a todos a nivel país.
Los clubes ya tienen casi dos meses de presupuesto perdidos e imposibilitados en muchos casos para generar recursos, lo que será un punto a tener en cuenta a la hora de votar el sistema de disputa del torneo de primera.
Atendiendo la parte económica se debería pensar en un torneo corto y si es posible atractivo para que el público acompañe a pesar de las dificultades.
¿CAMPEON POCO HABITUAL?
En el caso de concretarse la disputa de un torneo reducido, con menos cantidad de fechas, le permitiría a más equipos tener más posibilidades de ganarlo, al menos en la teoría.
Teniendo en cuenta los últimos diez años, en nueve de ellos el campeón fue el que ganó el Acumulado. Solamente en 2011 Gladiador fue campeón siendo Nacional el que se había quedado con el Acumulado.
Un torneo más reducido podría darle más chances a planteles con menos capacidad en la conformación, equipos que no han sido campeones en los últimos años.
De los últimos 10 años entre cinco equipos se repartieron los títulos, siendo Universitario en los últimos seis años el que se quedó con cuatro de ellos, lo que demuestra la hegemonía roja, que mantuvo o hasta mejoró su plantel.
En las previas es el principal favorito sea cual sea el sistema de disputa. Pero en un torneo más corto podrían fortalecerse equipos mejor conformados para este año, como por ejemplo Gladiador, Salto Nuevo, Nacional y Ceibal, y sin tener en cuenta a Ferro Carril, que en 2017 fue campeón en formato de dos ruedas y por lo general tiene planteles amplios.