sábado 10 de diciembre, 2022
  • 8 am

El viru-viru del Diputado

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

115 opiniones

(Poniendo los números en claro)
Por el Esc. Gustavo Varela.
La semana pasada, afirmábamos que lo que establecía el Diputado Lima en su columna semanal, de que las cuentas de la Intendencia de Salto eran sólidas y que estaban hoy afectadas por la pandemia, eran totalmente diferentes a la realidad, para decirlo de una manera elegante. Lo que afirmé en la columna anterior, hay que demostrarlo con los números, por eso traje los números de los 3 últimos gobiernos (o sea Fonticiella, Coutinho y Lima) para que no crean que son sólo palabras lo afirmado.

Las cifras expresadas son en millones de pesos, y los números en negrita son todos ajustados por IPC, para dar mayor claridad al razonamiento.
Con lo cual podemos decir claramente que en el período de Fonticiella el déficit descendió.
En el período de Coutinho y en el de Lima los déficit se incrementaron exponencialmente, prácticamente en la misma proporción.
Que quiere decir? Que se dedicaron a gastar los recursos que no tenían. Gastaron más de lo que disponían con un agregado, ese gasto de más no es traducido en obras o mejores servicios a la población, sino que por el contrario es generado por incrementar el equipo para conquistar la reelección.
Son números surgidos de las diferentes rendiciones de cuentas del Gobierno Departamental, que tiran por tierra totalmente lo afirmado por el Dip. Lima que habla de solidez de las cuentas Departamentales, y que además pone en jaque el ajuste que el Intendente Noboa puso en práctica.-
Si es cierto que los números son “sólidos”, como lo afirma Lima, ¿Para qué Noboa lleva a cabo el brutal ajuste de la cuentas departamentales?
Si no son ciertos los números de Lima, ¿Porqué Noboa no le explica a la ciudadanía de Salto cual es la situación económica financiera del gobierno?
Alguno de los dos no expresa la verdad, aunque lo suficientemente claro es que la ciudadanía de Salto es la que va a tener que pagar la fiesta que los últimos gobiernos han realizado, pero que la gente no disfrutó.
No es bueno que se siga ocultando la realidad por un lado, o que se disimule por el otro, porque en definitiva la verdad se termina imponiendo por su propio peso. La verdad es algo que no se puede disimular, pues por más que se la haga caracolear por diferentes caminos, ella termina aflorando tenazmente.
Los Lima ya perdieron la oportunidad de hacer una buena gestión, por hacer lo mismo que hizo Coutinho; priorizar su suerte personal, antes del colectivo.
A Noboa, le queda poco tiempo para demostrar que no es otro más de la familia.