Sábado 5 de diciembre, 2020
  • 8 am

El estriptis de un virus

Dr. Carlos Silva
Por

Dr. Carlos Silva

105 opiniones

Carlos Silva.
Edil, Lista 404
Partido Nacional.
El 2019 fue el año electoral donde los Uruguayos decidimos cambiar y hoy ese cambio es realidad. Durante la campaña electoral había dos visiones bien distintas de la situación del país. Algunos estábamos convencidos que el relato que se quería contar desde el oficialismo, ocultaba una realidad que quedo al desnudo el 13 de marzo de este año, cuando comenzó la pandemia de coronavirus en nuestro país.
Pasado unos pocos días de este nuevo periodo y con la crisis instalada, pudimos observar cómo se derrumbaba el relato del gobierno anterior. Se decía que casi no había pobres, que todos estaban cubiertos por los planes sociales y que las empresas eran sólidas, en fin, que la gran mayoría de los uruguayos estaba cubierto por el sistema y nadie quedaba por el camino.
Ahora, cuando se cayó el relato, que algo tan pequeño como un virus dejo al desnudo, la realidad que muchos veíamos y denunciábamos, quedo al descubierto. Cientos de miles de trabajadores en negro y sin cobertura, un país sin previsiones para una pandemia que había comenzado a fin del año pasado y un sistema de asistencia social que no es para nada suficiente.
Siempre se ha dicho que la historia, más tarde o más temprano te juzga, que tarde o temprano la verdad sale a la luz y hoy el Uruguay todo, sabe que el cuento que nos quisieron vender era mentira.
Sabemos que estos son tiempos donde debemos mirar todos juntos hacia delante pero tampoco podemos ser omisos y no dar nuestra opinión. Esto no se trata de ver quien tenía la razón, sino que cada uno de los Orientales pueda analizar y sacar sus propias conclusiones y nosotros defender nuestra postura que tantas veces quiso ser desacreditada.
A muy poco tiempo del comienzo de la crisis, se evaluó la gestión del primer mes de gobierno, para algunos con sorpresa, pero para quienes confiábamos en este nuevo gobierno con la tranquilidad de saber que estábamos en buenas manos. Los porcentajes de aprobación esta entre los mejores del mundo, respecto al manejo de la crisis y eso nos llena de orgullo pero también de responsabilidad de seguir por el mismo camino.
Hoy queremos ser claros en el concepto y estamos convencidos que esto no es un pase de facturas sino solamente un análisis de la realidad, donde intentamos ser lo más objetivos posibles pero también defender nuestra posición de cuando decíamos, que había mucho por cambiar y corregir. Defendemos nuestros ideales así como lo hicimos en campaña electoral, no estaba todo bien y creo que hoy, ya nadie lo puede discutir.
Ahora todos estamos en el mismo barco, barco que cambio de capitán y fijo un nuevo rumbo, barco que navega por aguas turbulentas pero está bien dirigido. El sistema político todo y la sociedad en general, deben contribuir a continuar por este camino, el de la esperanza que cada día que pasa, la tierra en el horizonte está más cercana.