sábado 10 de diciembre, 2022
  • 8 am

“El jugador salteño siempre estuvo a nivel de competir profesionalmente”

Rodrigo Argüello era en 2003 de los jugadores más experientes en el equipo de Salto Fútbol Club, institución que militó en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) dos temporadas.
Hace unos días se cumplió aniversario del debut del club y resurgió el debate de si es posible y si debería Salto tener un equipo en el profesionalismo. Así recordó el ‘Boca’ aquella experiencia.
“Fue una experiencia muy positiva y la recuerdo siempre. Fueron mis últimos años como jugador, junto a ‘Pitufo’ Olivera éramos los mayores y después había muchos futbolistas jóvenes con ganas y condiciones. Fue el 2003 un año espectacular, me costó en lo personal de arranque por la exigencia física que proponía Casatagnaro, después fui agarrando el ritmo necesario y terminé rindiendo en buen nivel, siendo titular.
Algo anecdótico de ese año fue que no viajé en primer partido contra Basañez porque me casé el viernes 2 de mayo y se jugaba al día siguiente. Siempre viajábamos todos estando o no en el plantel de convocados, pero fui autorizado a quedarme en Salto porque tenía la fecha marcada con anterioridad».
EL NIVEL Y EL PODER ECONÓMICO
Sobre el nivel que tiene el fútbol salteño como para competir a nivel profesional, opinó: «El nivel de jugadores salteños es bueno, siempre estuvimos en nivel para competir profesionalmente , el problema pasa en cómo cubrir los costos por los viajes largos. Para los juveniles sería lo ideal tener un club acá mismo y no tener que irse muy chicos a la capital, alejarse de la familia».
«Los años siguientes llegaron jugadores de Montevideo, hasta unos africanos, que eran menos que los nuestros en todo sentido pero se debió recurrir a ellos porque los jugadores buenos de acá estaban cómodos en los clubes salteños, que son muy fuertes económicamente, y ahí se meten los intereses de contratistas, dirigentes y sponsors que afectan la parte deportiva».
«Antes era una vidriera la selección, ahora a los clubes no les sirve que sus jugadores vayan a la selección, por eso no tiene apoyo. Y pasaría lo mismo con un equipo profesional. Sería necesario que los clubes importantes de Salto sean parte del proyecto, con un equipo representativo del departamento, con un plantel mayoritariamente conformado por jugadores salteños, como sucedió el primer año, en el que llegaron dos de Artigas y dos de Montevideo en posiciones específicas donde se precisaba, como Matías Espíndola, que era ejemplar”.