miércoles 7 de diciembre, 2022
  • 8 am

“Ramón Rivas era como un padre futbolístico para mí, se lo extraña”

Valentín Fornaroli, una de las figuras del campeonato salteño en el pasado año dialogó con CAMBIO sobre la actualidad de Universitario y la ansiedad por el retorno del fútbol.
“Estamos volviendo un poco a la normalidad, creo que queda poco. El fútbol es una vida que todos los días uno va a practicar, estar con los compañeros se extraña, es como cambiar todo, es rarísimo estar sin entrenar, no sabemos que va a pasar si este año va a salir el fútbol en Salto, al menos en Universitario no se sabe nada, se extraña un montón más que nada a los compañeros y los domingos de fútbol. No se saben las fechas, a nosotros nos queda esperar, hacer lo que podamos en nuestras casas, salir un poco más a correr y eso”.
“El grupo de Universitario es una familia, estamos siempre en contacto, nunca paramos, intentamos entrenar con lo que podamos. El grupo no paró nunca, el día que nos toque arrancar creo que no vamos a estar tan lejos de la forma física” agregó.
EL AÑO 2019
Respecto al año 2019 y las diferentes situaciones que les tocó vivir como grupo, el delantero señaló.
“Veníamos de un año tremendo en lo deportivo, se llegó a una final de OFI que cuando arrancamos nadie se lo imaginaba, ni el más optimista. Se perdió, dolió un montón, es algo que recordamos siempre y todavía tenemos esa espina que en algún momento nos vamos a sacar. Culminando el año pasa lo que pasa con Ramón que para nosotros era nuestro líder, la persona que sabíamos que estaba ahí al lado y ya con solo una mirada sabías que tenías que hacer. Para mí era como un segundo padre, cuando me vine de Montevideo me abrió las puertas y me hizo querer volver a jugar, yo ya no quería jugar más y el fue la persona que guió y me enseñó el camino. Para mí fue un dolor tremendo, pero sabíamos que el campeonato lo teníamos que ganar. Sabíamos que no le podíamos fallar a el que fue una persona que dejó todo por nosotros. Ramón Rivas era como un padre futbolístico para mí, se lo extraña todos los días”.
SELECCIÓN
Fornaroli fue uno de los jugadores convocados por Jorge Noboa a la selección salteña a primncipio de año, sin embargo por diferentes motivos declinó la propuesta.
“Jorge (Noboa) se comunicó conmigo, el quería contar con mi presencia en la selección este año, yo le expliqué que había sido un año largo y complicado el anterior, por el tema laboral también tenía cosas que me íban a ocupar mucho tiempo. Le expliqué mi situación y Jorge la entendió de la mejor manera, por suerte se armó un grupo tremendo que está dando pelea y salió campeón del litoral. En 2019 tuve algunos problemas que me llevaron alrededor de dos meses recuperarme, fue un año de mucho desgaste, pero más que nada el tema laboral me complicó, no tenía el tiempo suficiente y no hubiera podido afrontar la selección de la mejor manera como se merece”.
COPA URUGUAY Y OFI
Con respecto al año futbolístico, Universitario se preparó para afrontar la triple competencia.
“Este año había tres campeonatos para jugar, todavía no se sabía de la Copa Uruguay que era un desafío enorme, algo nuevo, después el campeonato de OFI que era como una revancha para nosotros, el objetivo principal era competir el campeonato de OFI. En Copa Uruguay paso a paso, ir con toda la responsabilidad, tratando de estar a la altura, pero tarde o temprano va a terminar saliendo y Universitario lo va a jugar. Es jugar contra los mejores, por algo están ahí, está bueno para medirse y saber que tanta diferencia hay entre el fútbol del interior y de Montevideo».
«Es una idea que está muy buena, en todas partes del mundo se juega y salen partidos buenos. Es increíble que la mayoría de los jugadores que están jugando en Montevideo son del interior y que esté tan separado el fútbol capitalino con el del interior. Está bueno que se integren un poco más”.
SU HERMANO BRUNO
Valentín es hermano de Bruno Fornaroli, delantero del Perth Glory de Australia y ex Nacional.
“Prácticamente todos los días hablo con él. Fue mucho más leve la pandemia en Australia, se paró el fútbol y un montón de cosas más que nada por precaución, pero no hubieron muchos casos. Ellos ya arrancaron más o menos la vida normal, el fútbol tiene fecha para agosto”.
“Siempre fue el sueño jugar juntos, solamente estuvimos en prácticas en Nacional en Montevideo y en Danubio. Nunca un partido profesional que es una de las cosas que siempre hablamos, ahora es complicado, obviamente siempre hay aspiraciones de seguir creciendo pero uno sabe como son las cosas, ya tengo 25 años y se complica más. Ojalá algún día nos podamos juntar y jugar un partido juntos, por lo menos amateur o que él se venga y arreglamos en Universitario” dijo el delantero.