Viernes 16 de abril, 2021
  • 8 am

¡Hay Déficit!

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

53 opiniones

Téc. Univ. Gustavo Chiriff
Lista 1986 – Frente Amplio
El martes 30 se presento en la Junta Departamental, la Rendición 2019 de la Intendencia de Salto. El resultado del ejercicio es un déficit de $ 151.872.115, déficit esperado dado las circunstancias de como se conforma el mismo. No es para nada bueno tener déficit y menos llegar a un acumulado de $ 1.555.025.400, que viene desde hace por lo menos 20 años.
Es terrible, no solo para la Intendencia, si no para todo Salto, haber llegado a esa cifra, que para muchos es descomunal, difícil de dimensionar. ¿Cómo se explica este déficit acumulado?, bien, basta con ver en la Rendición 2019 el Estado Nº 1.1 par ver que el 65 % de este déficit acumulado corresponde al pasivo del Fideicomiso Salto Daymán, $ 1.045.868.215. Fideicomiso que fue destinado a pagar todas las deudas de la Administración anterior, cuando se aumentó del 2010 al 2015 nueve veces el déficit acumulado, pasando de $ -91.601.905 en 2010 a $-824.798.210 en 2015, cifra ultima que muestra el grado de endeudamiento que se heredó de la anterior Administración y que para hacer frente a esta, se autorizo por parte de la Junta Departamental, en junio del 2015, a obtener un Fideicomiso de hasta 330.000.000 de UI, a pagar en un plazo máximo de 15 años. Es decir, que gran parte de este déficit se explica en el desastre que quedo la Intendencia de Salto en el 2015, gobierno conducido por Colorados y Blancos y que para poder enfrentar sueldo de mayo, junio, julio y agosto (porque no había dinero en caja), mas aguinaldo, salarios vacacionales, primas por escolaridad, deudas en Banco República, en financieras y Cooperativas, en empresas del estado y entidades financieras privadas, mas 600 proveedores que desde 2014 estaban esperando cobrar, para todo eso se consiguió el Fideicomiso y eso forma parte de la cifra de mil quinientos cincuenta y cinco millones de pesos de déficit, ahí esta el grueso del acumulado, que fue a cubrir un despilfarro del gobierno anterior, que en los mejores años de economía del país y con un ingreso de partidas nacionales, que jamás había tenido la Intendencia, se endeudo en casi ochocientos veinticinco millones de pesos.
En el resultado anual que arroja un déficit de $ 1.555.025.400, el 63 % del mismo corresponde a los intereses correspondientes a la cuota paga del 2019 del Fideicomiso, que va a pérdida, mientras que el resto sale de la diferencia entre el ingreso y el gasto, donde se tiene un aumento en el rubro 3, por imputarse la compra de camiones y ómnibus que son unos $ 82.548.952 y luego en el rubro 7 (sentencias judiciales), donde se pagó $ 11.034.838 a la empresa que realizo la perforación del pozo de Termas del Arapey y que la Administración pasada le quedo debiendo.
Se podrá decir muchas cosas, pero los números de la Rendición son claros, es solo interpretarlos.