Martes 4 de agosto, 2020
  • 8 am

“Eran tiempos donde había más campitos, por eso salían jugadores”

Un gurí nacido en el barrio ‘La Cachimba’, que desde muy joven subió a la primera división de un Dublín Central exitoso y que de allí se abrió paso a selecciones salteñas, juveniles y mayor, a Nacional de Montevideo y ya luego a la selección nacional y al exterior. Jugó al lado de grandes figuras mundiales. Es José Enrique García, ‘Joselo’, que en extenso diálogo con CAMBIO contó su exitosa carrera.
“Me crié en la zona Lavalleja y Cervantes. Frente a casa teníamos un campito, donde hay un árbol grande, teníamos una canchcita y desde muy niños nos juntábamos todos. Era nuestro espacio para jugar al fútbol, pegarle a la pelota. El ‘Churrero’ Martínez era el que armaba todos los partidos todos los días debajo del gran eucaliptus, en la esquina de Cervantes, donde ahora está la empresa Preinco. Era un predio lindo y ahí peloteábamos todas las tardes. Eran otros tiempos, donde había más campitos, que es de donde salían los grandes jugadores, con la imaginación del potrero, algo que hoy se ha perdido. En esa época estaban los Romero, los Acosta, los ‘Mojarras’ Rivero, los López… Ahí fueron mis inicios”.
“DUBLÍN, EL CUADRO DE MI FAMILIA”
“Empecé a jugar en el baby fútbol de Salesianos, hasta sexto año. Al pasar a la UTU me fui muy chico a Dublín, el cuadro de mi familia. Mi primer técnico en cuarta división fue Hugo Rivas. Recuerdo que jugué un par de partidos en cuarta y con 15 o 16 años empecé a jugar en primera. Fueron cinco años, del 82′ al 87′.”
“Estuve en el equipo de 1985 que fue campeón de la ‘B’ y logró el ascenso a la ‘A’ y en 1987 hicimos un gran año en la ‘A’, que se ganó el Acumualdo en una de las mejores campañas de Dublín en primera, y perdimos la final con Salto Uruguay. Fue mi último año en el fútbol salteño porque al año siguiente me fui a jugar en Nacional de Montevideo. Antes tuve la oportunidad de jugar en tres selecciones de Salto, en juveniles; la selección de la ‘B’ con la que salimos campeones en Artigas, que ganamos con gol mío 1-0 la final, y la selección mayor de Salto con el ‘Pata’ Izaguirre como técnico. También jugué con Juan Pintos como técnico de Salto. En juveniles salimos campeones con Marcos Erburo como DT, teníamos un cuadrazo, estaba Wilson Núñez, ‘Cococho’ Araújo, Javier Andión, Gustavo Rodríguez, Enrique De los Santos. En la selección mayor jugué con Enrique De los Santos, que después pasó a jugar en Peñarol (Montevideo), los arqueros eran Artigas Rodríguez y Carlos Rodríguez Carvalho, centrales Alfonso Núñez y el ‘Amigo’ Sofildo Piñeiro. Para mí que era un gurí y daba mis primeros pasos jugar con ellos era una gran experiencia. Había una camada de muy buenos jugadores, como Julio Luccini también.”
LOS TRES GOLES A LIVERPOOL Y PASE
“En el 87′, que fue mi último año jugando en Salto, antes de empezar el Campeonato del Litoral Salto jugó un amistoso con Liverpool, que había ascendido a primera en Montevideo, dirigido por el ‘Tola’ Antúnez. Vinieron al Dickinson y ese día anduve muy bien y le hice tres goles. Terminamos 3 a 3. Esa misma noche el ‘Tola’ Antúnez y un dirigente de Liverpool me hablaron, que les había gustado mucho y que estaban interesados a que fuera a jugar con ellos, que ese año iban a jugar en primera el Uruguayo. Quedamos en que ni bien terminara el Litoral iba a Liverpool, que hablara con Dublín para llegar a un acuerdo. Tenía todo arreglado, esperando que terminara el Litoral para irme. Pero antes que terminara ese Litoral se arrimó la gente de Nacional. Recuerdo que fueron un domingo a la casa de ‘Chamaco’ Moreira en calle Brasil, cayeron dos dirigentes de sorpresa, que eran Mai y Artegoitya, porque ya estaba el rumor que arreglaba con Liverpool. Ellos querían que fuera a Nacional, que ni dudé porque era hincha de Nacional. De ahí fuimos al Hotel Concordia y hubo arreglo con Dublín. Tuve que explicar a Liverrpool, entendieron y fui al cuadro que era hincha”.
EL RÁPIDO DEBUT EN NACIONAL
“Cuando llego a las inferiores de Nacional el primer técnico fue Ángel ‘Pocho’ Brunel, en la tercera. Tuve mucha suerte porque ese año, el 88′, Nacional le dio prioridad a la Copa Libertadores, donde jugaban las figuras que fueron campeones de América y el Mundo. Entonces los fines de semana la mayoría que jugaban eran los suplentes o los que andaban bien en tercera. Por eso me tocó debutar rápido en primera división”.
“También recuerdo lo máximo, que fue defender la selección uruguaya, aquella sin ‘repatriados’ que dirigió Luis Cubilla. Un 25 de noviembre ante Brasil en Campinhas, creo que fue la última vez que Uruguay le ganó a Brasil en su casa, a pesar de ser un amistoso. Lo que fue para mí el hecho de haber sido citado, llegar al Charrúa a entrenar, después jugar en Brasil y ganarle 2 a 1, era como estar en la nubes, algo soñado. Fue una serie de tres partidos, después con Alemania y Polonia, pero en Uruguay. A mediados del 93′ me fui a jugar a Mandiyú de Corrientes en Argentina, que tenía muchos uruguayos como el ‘Puro’ Beninca, ‘Samanta’ Rodríguez. En el 94′-95′ me voy a México para volver en el 96′ a Dep. Español de Argentina, donde me reencuentro con Wilson Núñez, para luego volver a México.”
“UNA LASTIMA EL FÚTBOL SALTEÑO”
“Una lastima que el fútbol salteño no cambie más, sigue siendo el mismo de hace 40 años. Todos evolucionan y nosotros siempre todos en la chiquita, trabajan para su chacrita propia y no se ve progreso ninguno. Apesar de tener el mejor fútbol del interior, el mejor campeonato, la gente que mueve el fútbol en general Salto todos los fin de semana, pero a nivel deportivo y logros poco. Para mí vamos para atrás porque no hemos progresado y lo más triste que no tenemos fútbol profesional. Nadie puede entender que ciudades como Tacuarembó, Cerro Largo, Rocha, Colonia, que son más chicos en todo que nosotros, se dan el lujo de tener equipos en el fútbol profesional. Ellos se unen, el departamento está unido por el fútbol y acá cada uno cuida la chacrita, mucho egoísmo. Ellos apuestan en grande, no cada uno por su lado como en Salto. Acá nadie mira al futuro, es una locura que como no hay profesionalismo los chicos a corta edad tienen que emigrar. Pudiendo tener su equipo acá para ir haciendo el proceso de juveniles en su ciudad, con su familia, y no como pasa ahora, que con 13 años se van a Montevideo, lejos de todo para tentar un futuro.”

Casi nada: Hugo Sánchez, Aguinaga, Zamorano…

Joselo García tuvo su momento cumbre a nivel de clubes en el fuerte fútbol mexicano, que en esa época contaba con más figuras que hoy.
“En México jugué en Atlante, Necaxa, Pachuca, Irapuato, Tigres, San Luis, América, de los que tengo lindos recuerdos de haber jugado con grandes jugadores, compartir vestuarios. Recuerdo cuando jugué en Atlante fui compañero de habitación y compartíamos los viajes con Hugo Sánchez, un profesional-profesional, que a pesar de estar ahí en el final de su carrera fue un ejemplo. El haber compartido cosas juntos fue una rica experiencia. Hugo fue un gran jugador, que ya venía de haber jugado muchos años en Real Madrid, reconocido como jugador y goleador”.
“Estuve en el América, con Alex Aguinaga, con Ivan Zamorano, con Ricardo Pelaez, con García Aspe. Tuve la oportunidad de haber jugado al lado de terribles figuras de nivel mundial”.

Clásico con gol de Wilson y el sueño de ser campeón

“En Nacional me tocó debutar con Defensor en el Parque Central. Estaban Jorge Seré, Felipe Revelez, Santiago Ostolaza, el ‘Indio’ Héctor Morán, Jorge Cardaccio, el técnico era Roberto Fleitas, como ayudante técnico Saúl Rivero y el preparador físico era ‘Cono’ Caminatti”.
“Para mí fue todo un sueño; había llegado en enero del 88′ a Nacional y al mes y medio estaba debutando y al segundo partido pude convertir un gol, en la cancha de Progreso, en partido que les ganamos 4-3. Después anduve bien y quedé en consideración del DT.”
EL DESPEGUE COMO PROFESIONAL
“En el 89′ Nacional compró mi pase de forma definitiva y ahí fue mi despegue como jugador profesional. Al año siguiente ganamos aquella recordada liguilla a Defensor, ahí ya jugando con Wilson Núñez como compañero, en la época del panameño Julio Dely Valdez. Ganamos el clásico por penales, que Wilson Núñez hizo el gol. pero lo mejor fue en el ’92, que fue cumplir mi gran sueño de ser campeón con Nacional, un gran año, un gran campeonato. Fue antes de salir a jugar al exterior.”