Domingo 5 de diciembre, 2021
  • 8 am

Y lo vamos a hacer

Walter Texeira Nuñez
Por

Walter Texeira Nuñez

19 opiniones

Cr. Walter G. Texeira Nuñez
He intentado hacer más comprensible la Rendición de Cuentas y la situación en que se encuentra nuestra Intendencia, así como poner atención sobre los problemas que deberemos enfrentar para volver a un equilibrio y a un funcionamiento orgánico de la misma.
Quisiera que reflexionemos juntos sobre las consecuencias para Salto y su gente de una Intendencia incapaz de solucionar sus problemas y los de todos nosotros, que muestra una cara poco atractiva de sí misma y de nuestro departamento, transformándose en un lastre en lugar de una impulsora de mejoras. Porque las cosas no ocurren solas, ni se solucionaran nuestros problemas manteniendo en el gobierno departamental a quienes nos han llevado hasta este punto.
Es necesario una intendencia ordenada, una organización en funcionamiento que sea confiable, que tenga el apoyo de un Partido unido detrás, liderada por un Intendente y un equipo con objetivos claros que no tenga dudas de hacia dónde quiere ir y de cómo hacerlo. Una Intendencia que sea capaz de cumplir con sus funciones básicas mejorando la calidad de vida y cuidando a su gente, pero que además facilite la inversión y el trabajo en coordinación y con apoyo de un Gobierno Nacional que entiende nuestros problemas.
El principal problema que tenemos como departamento y como región norte del país es el desempleo, la falta de trabajo para nuestra gente. Nos hemos quedado, ha faltado el liderazgo, la visión y la energía necesaria para poner a Salto en el mapa de los inversionistas y de sus proyectos, dándonos el lujo de no atenderlos con la debida diligencia y celeridad a los pocos que lo han intentado. Tampoco se ha cuidado lo suficiente lo que tenemos funcionando, como el turismo, relegando las Termas y descuidando su entorno. Una actitud que se paga caro, porque nos ha ido alejando de la consideración de los empresarios, nos puso fuera del mapa, a pesar de las condiciones favorables que tenemos y de que nuestro intendente pertenecía al mismo Partido que gobernaba el país lo cual podía haber ayudado, pero no fue así.
Y no hablemos solo de atraer proyectos, fue notoria la falta de visión y de empuje, no se fue capaz siquiera de facilitar el camino a inversiones ya instaladas, potenciales generadoras de trabajo como lo es la producción de cáñamo medicinal, a la que la burocracia central estuvo trancando durante años, hasta que asumió el nuevo gobierno y el Dr. Albisu impulsó su consideración al más alto nivel y se encaminó la solución.
¿Cuál es la actitud que queremos para el gobierno de Salto? ¿Qué se necesita para revertir la falta de trabajo?
Como expresó el Dr. Carlos Albisu “Estamos convencidos de que se puede cambiar Salto”.
Y lo vamos a hacer.