sábado 28 de enero, 2023
  • 8 am

Hidrovía V

Por Juan Manuel
Bartaburu
Pasadas las elecciones Nacionales y Departamentales debemos encarar con fe nuevamente los temas de desarrollo regional. Río Negro, Paysandú, Salto y Artigas, que integran el litoral norte, vieron con gran esperanza el inicio y culminación de la Represa Hidroeléctrica de Salto Grande, con sus puentes carreteros y ferroviarios que nos unían con la República Argentina y a través de esta, con Chile y el Océano Pacífico. Asombrados veíamos integrados los dos mares.
Tenemos nuevos gobernantes por 5 años y con los mismos, nuevas expectativas y nuevas ilusiones para un desarrollo real y sostenido. Nuestro Presidente manifestó en varias oportunidades, antes de su elección y luego de ella, su intención de apoyar la hidrovía.
En 1983 se inauguraba la última de 14 turbinas de esta maravillosa obra, que solucionaba para Uruguay sus viejos problemas de producción de energía eléctrica.
Esto nos recuerda el primer protocolo firmado entre Argentina y Uruguay en 1946, para crear el complejo binacional, aprovechando los saltos del río Uruguay. De las tres “patas” acordadas solo se cumplía una, la energía, y quedaron pendientes la hidrovía y el riego. Esto hoy nos recuerda y nos duele, que en un estudio del año 2009, nos decían que en un horizonte al 2030, nuestra región sería la más atrasada del país. Sorpresa e indignación.
Las “fuerzas vivas” de Salto y la región se resistieron a estos pronósticos y se movilizaron con las gremiales locales, las universidades, los medios de prensa y partidos políticos, a los que se convocó para iniciar un estudio serio del problema. Es así que se requirió a los presidenciables de ese año 2009, a comparecer y recordarles que en esta región se resistía a permanecer indiferent ante los pronósticos conocidos.
MOVER LA AGUJA
Se dice cuando se encara alguna acción, que busca cambiar las realidades y dar un salto de calidad, en el accionar de las personas, las empresas, y los poderes públicos, para el desarrollo de una región.
Recordamos que nuestros hermanos argentinos de Rosario, segunda orbe en población, con una producción de granos y un puerto muy activo, peleaban por tener una hidrovia Paraná-Paraguay, para conectar el norte argentino con el mar.
Hace 31 años ese sueño se hizo realidad y esta Hidrovía, pasó a tener un desarrollo extraordinario, sacando al mar la producción de Mato Grosso, minas de Hierro de Bolivia, de todo Paraguay y del norte argentino. Incluso se trae melaza para azúcar a Paysandú. para los ilusos como nosotros no existen utopías, ni falsas ilusiones, el proyecto de hidrovía en el río Uruguay tiene un enorme futuro.
Nos imaginamos los puertos con buen calado de Fray Bentos y Concepción del Uruguay, donde llegan barcos de ultramar, activados por las cargas que reciban por barcazas, desde el sur de Brasil, norte argentino, Paraguay del este, costas del lago que cargan las barcazas en forma directa. Podrán construirse 10 o 12 atraques de barcazas a ambos lados en nuestro hermosos y amplio lago y otros tantos atraques en el río, al norte y al sur de dicho lago. De la cosechadora a la barcaza, si no necesita graduar su humedad.