Domingo 7 de marzo, 2021
  • 8 am

Elecciones en Estados Unidos y su perspectiva en Uruguay

Estudio Signorelli & Altamiranda
Por

Estudio Signorelli & Altamiranda

37 opiniones

Joaquín Forrisi
Estudio Signorelli&Altamiranda
Las últimas semanas han sido de noticias optimistas en los mercados financieros globales, ya que ambas mitigaban a los principales focos de riesgo. Como consecuencia de las buenas nuevas, los precios de todos los activos empezaron con fuertes subas, el dólar se debilitó respecto a las otras monedas del mundo y los precios de los commodities fueron fuertemente alcistas.
Una noticia fue la publicación de nuevos avances en el desarrollo de la vacuna contra el COVID-19 por parte de Pfitzer y Moderna. La posibilidad de reincorporar las actividades de la “vieja normalidad” en un horizonte próximo colmó de optimismo a los agentes, lo que llevó a que el precio de ambas acciones subiera más de un 11% el día del anuncio.
La vacuna contra el COVID-19 desarrollada, tiene varios desafíos por delante, además de las prueba y la producción en masa, el mayor desafío por delante para la masificación es que se requiere de una refrigeración es de -70 grados Celcius, por lo que es una cadena prohibitiva para una parte importante de los habitantes.
La otra noticia fue la confirmación del triunfo de Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Esto genera esperanza de menor conflictividad, mejor cooperación con China y mayor intervención con incremento del gasto público que permitiría una rápida recuperación de la economía estadounidense.
El paquete fiscal expansivo permitiría una rápida recuperación económica que haría traccionar toda la economía global. Además, dentro de sus promesas de campaña están apuntalar el sistema de salud, reorganizar una agenda global e incrementar los impuestos a los sectores más ricos de la población. Sin embargo, Biden solo ha logrado una mayoría parlamentaria estrecha. La cámara baja estará en manos de los Demócratas, mientras que el Senado tendría mayoría Republicana, lo que podría generar problemas para la aprobación del paquete fiscal expansivo.
En el mundo los datos económicos muestran luces y sombras. Cómo señal positiva se aprecia que en octubre el desempelo en Estados Unidos se ubicó por debajo de 7%, luego de tocar 15% en marzo. China presenta una recuperación de su producción industrial que para octubre 2020 ya estaba por sobre octubre 2019. Japón mostró resultados del tercer trimestre por arriba de los esperado con un crecimiento del 5%.
En tanto en Europa la actividad económica se ha visto deprimida por las medidas sanitarias de gobiernos y personas por la segunda ola de COVID-19. En Francia se espera una caída de la actividad próxima al 11%, en Alemania se espera más del 5% en este año. Todos los datos de alta frecuencia cómo venta de combustible, ocupación hotelera y viajes aéreos muestran contracciones para todos los países de la Unión Europea.
En Uruguay los analistas estiman una baja mayor de la actividad que la proyectada meses atrás, junto a una recuperación más lenta, con una inflación más baja y un tipo de cambio más alto. La encuesta de expectativas económicas del BCU muestran que la caída esperada para 2020 es de 4,3%, más alta que el 4,2% del mes anterior, para 2021 se espera un crecimiento de 3,4%, menor al 3,7% reportado en setiembre.