Martes 9 de marzo, 2021
  • 8 am

La movilidad urbana y la equidad territorial

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

49 opiniones

Tec. Univ. Gustavo Chiriff
Frente Amplio
En columna anterior dábamos cuenta del trabajo que técnicos de la Intendencia vienen desarrollando en lo que respecta a la Planificación Estratégica y la Participación Ciudadana en la misma, desde una perspectiva integral, teniendo como objetivo el mejoramiento del departamento, la optimización de los espacios públicos y la mejora de la calidad de vida de los salteños. Hoy vamos a abordar lo que respecta en esta Planificación a la Movilidad Urbana, entendiendo que la gestión de la movilidad urbana debe articular como enfoque transversal la equidad social, teniendo en cuenta los diferentes grupos sociales que interactúan en el escenario urbano, para procurar eliminar la segregación socio-espacial, la fragmentación social, que produce y reproduce desigualdades sociales y exclusión social. Debemos incluir espacios de participación real que conviertan a los diversos actores sociales en protagonistas de los procesos de diseño, planificación, implementación y evaluación de las intervenciones urbanas, pero también refiere al derecho a acceder a servicios que resuelvan de forma digna, oportuna, confiable, eficiente, segura y sostenible las necesidades de transporte de los ciudadanos.
En esos términos los objetivos son: Mejorar la movilidad en general a través de acciones dirigidas a una Movilidad Sostenible que reduzca la necesidad de movilidad con vehículos privados, optimizar y priorizar el transporte público colectivo, la movilidad de peatones y en bicicleta.
Por lo que será necesario potenciar la infraestructura vial de la ciudad y adecuarla a las necesidades de desplazamientos y flujos circulatorios para optimizar las inversiones y minimizar el mantenimiento.
Esto supone entre otras cosas: Garantizar la equidad en la movilidad urbana, bajar el nivel de congestión circulatoria, promover y aumentar la seguridad vial, disminuir los impactos ambientales producidos por los desplazamientos, mejorar la calidad de vida en la ciudad, a partir de la promoción de modos de transporte menos contaminantes y más saludables.
Desde nuestra perspectiva, la movilidad urbana sostenible, entendida en articulación con otras estructuras que intervienen en la dinámica urbana, integra dimensiones que no solo tienen en cuenta el transporte y los conectores viales, sino que la movilidad centra su objeto en la persona y su entorno desde un plano integral, permitiendo descubrir y entender problemáticas de inequidad en la infraestructura vial, accesibilidad, movilidad o inmovilidad de las personas.
La expansión urbana que se ha dado en Salto tiene que ser acompañada por un plan de movilidad que permita a esa población el acceso al mercado laboral, a la vivienda, a la educación, a la cultura, el ocio, a la familia y los servicios.
En este sentido, la Movilidad, se convierte en un factor en la vida cotidiana de las personas y tiene un costo económico, social y medioambiental y que los diferentes actores sociales, y en particular la Intendencia de Salto, deben de planificar en funciones de sus recursos.