domingo 4 de diciembre, 2022
  • 8 am

Andrés Lima pedirá una prórroga para que la Intendencia se prepare a celebrar casamientos

En poco más de dos meses, las intendencias pasarán a tener una nueva competencia: casar y realizar reconocimientos de uniones concubinarias, inscripciones de nacimientos y de defunciones. Las tareas insumirán funcionarios y locales, lo que no convence a algunos jefes comunales que están pidiendo aplazar la puesta en marcha del artículo 534 aprobado en la ley de Presupuesto. Allí se encomienda el pasaje gradual de funciones del Registro de Estado Civil, actualmente a cargo de los jueces de Paz, al Ministerio de Educación y Cultura con plazo máximo del 31 de diciembre de 2021. También faculta al Registro a suscribir convenios con otros organismos, y en ese marco el Poder Ejecutivo planteó que la tarea sea competencia directa de los intendentes y alcaldes. Actualmente lo que se hace por parte de las Intendencias es entregar testimonios de partidas de nacimiento y defunción, e l tema es que eso se ampliaría a las legitimaciones de hijos y divorcios.
SE NECESITAN MÁS FUNCIONARIOS
Según Lima, el volumen de trabajo “es muy grande” y en la Intendencia de Salto no creen estar preparados en 60 días para asumir esa función. Allí se necesita un local (para celebrar los casamientos) y se requiere un mínimo de 10 funcionarios para la tarea. “Esa ceremonia que uno ve, donde va la pareja que va a contraer matrimonio, pasa a hacerse en dependencias de la intendencia. Hoy, en el caso de Salto, la oficina del Registro Civil es una oficina chica porque solo se expiden partidas”.
CONGRESO DE MAÑANA EN DURAZNO
El próximo jueves, en el Congreso de Intendentes que se realizará en Durazno, Lima planteará una prórroga de seis meses en la vigencia de este artículo del Presupuesto para que las intendencias tengan tiempo de prepararse. “No es que le estemos diciendo que no a lo de la ley de Presupuesto, sino que se nos otorgue un poco más de tiempo porque si lo tenemos que hacer de un día para el otro no sé qué puede pasar”, admitió. Según dijo, su temor pasa por “no estar a la altura” para hacer cumplir las tareas que la ley asignó a los gobiernos departamentales.