jueves 29 de septiembre, 2022
  • 8 am

Las diversiones del Salto del ayer

Por Cary de los Santos.
Las plazas con juegos, las calesitas, los circos, los parques de diversiones y microcines fueron grandes atracciones dónde concurría la familia, y los niños disfrutaban el momento, guardando esos recuerdos inolvidables de su infancia para siempre en su memoria.
DESNUDOS EN EL CINE TEATRO ARIEL
En el invierno de 1925 el Cine-Teatro Ariel, ofrecía al público salteño películas que contenían desnudos y para promoverlas, entregaba volantes en la ciudad. El Inspector de Espectáculos Públicos del Municipio Salteño, preocupado por el contenido de los volantes y de las películas, expone al Concejo Departamental su preocupación: “…Se trata de una consulta del Inspector de Espectáculos Públicos Don Augusto Xavier sobre si puede permitir la distribución de un volante comunicando la exhibición de una cinta cinematográfica, en el cine Teatro Ariel, en la que figuran desnudos y en cuyos volantes se ha impreso un cliché que representa uno de esos desnudos…” Finalmente los Concejales permitieron la impresión de ese cliché, pero con la condición de que debería colocarse en los programas, una leyenda que dijera: “No apta para menores e inconveniente para señoras”.
PARQUE DE DIVERSIONES NOVEDADES
En enero de 1929 se había establecido en el Salto Oriental, el “Parque de Diversiones Novedades” de la Firma Fernando Fiaschi y Cía. El mismo se había ubicado en la calle Guayabos entre Gral. Artigas y Uruguay, para ofrecer sus diversas atracciones: Juegos, música, e inclusive venta de helados y otros productos. En esta oportunidad la Firma Fernando Fiaschi y Cía. presentó al público salteño una máquina giratoria denominada “Aeroplanos”, que había sido recibida directamente de Alemania y tenía una capacidad para 54 personas sentadas de a 9 por cada aeroplano. Aunque en esta oportunidad la Inspección Técnica del Municipio consideró que el aparato estaba apto para su uso y que no ofrecía peligro alguno, más adelante las autoridades locales, por el riesgo que implicaba, prohibieron los aeroplanos.
PARQUE DE DIVERSIONES DE DARRIEUX
En noviembre de 1929 el Sr. Juan Darrieux, con intenciones de instalar un “Parque de Diversiones”, realiza las gestiones correspondientes ante las autoridades del municipio. Siéndole concedida, se instala en el mismo lugar que el anterior, ya que en esa época era el seleccionado para este tipo de espectáculos.
Este Parque de Diversiones ofrecía diferentes atracciones: calesitas para niños, calesitas aéreas, oplas, carpas para atracciones, y variedades de juegos de ingenio y habilidad para toda la familia, llegándose a realizar rifas de objetos de arte, fantasías, etc., a un costo de cinco y diez centésimos, siendo sorteados por medio de una tómbola y un muñeco automático a la vista del público.
DESCRIPCIÓN DE LA ATRACCIÓN MORTAL DIAVOLO
Consistía en que un hombre exponía su vida al lanzarse de una altura de 2 metros en bicicleta, por una agudísima pendiente y a una velocidad de 80 Km. por hora, dando una vuelta campana sobre un espacio de 6 metros de longitud y altura, para continuar el precipitado viaje endiablado, hasta llegar al suelo en otra pendiente.
CIRCO CONTINENTAL
El 27 de abril de 1929, el Sr. Arturo Rodríguez representante del “Circo Continental”, solicitaba autorización a las autoridades locales para establecer un Pabellón con el fin de realizar una serie de funciones con su Compañía de Atracciones y animales amaestrados. Las instalaciones del circo ofrecían la siguiente capacidad: 1.000 gradas, 300 sillas y 32 palcos con 4 sillas cada uno. Concedida la autorización, el mencionado circo se estableció en la calle Guayabos (hoy Zelmar Michelini) entre Uruguay y Gral. Artigas, realizando su primer debut el día 3 de mayo. El circo brindó al público salteño una pléyade de eximios acróbatas, artistas, bailarines, saltadores, contorsionistas, equilibristas, patinadores, barristas, malabaristas, perchistas, tiradores, excéntricos, parodistas, ciclistas, cascadeurs, payasos y tonnys. Pero la atracción mayor fue el “DIAVOLO”, que consistía en la circunvalación del espacio en bicicleta, presentado por primera vez en Sudamérica.
ILUSIONISMO DE RUFINO SAUTO
Los días 16 y 17 de marzo de 1929, el Sr. Rufino F. Sauto realizó un espectáculo de ilusionismo, donde además presentó la exhibición denominada “La Flor Azteca”. Dicho espectáculo se efectuó en el -local nuevo- que estaba ubicado en la calle Joaquín Suarez y Chaná (Diego Lamas), que tenía una capacidad para 50 personas, sentadas en cómodas butacas.
VERDADEROS COW-BOYS DEL FAR WEST AMERICANO
Los días 18 y 19 de mayo de 1929, El Empresario, Sr. Roman Damboronea, presentó en el viejo Teatro Salto, el espectáculo denominado “La Troupe de Arizona Jack en sus ejercicios de látigo y lazo”. Allí presentaron La Troupe de Arizona, que estaba compuesta por Arizona Jack y Miss Violet Arizona, campeones mundiales del lazo y látigo, llegándose a publicitar como los Verdaderos Cow-Boys del Far West Americano.
ESPECTÁCULOS ALTAMENTE MORALES
A principios de enero de 1930, un vecino del Pueblo Nuevo – Don Juan Alfredo Muñoz – director de una Compañía de Comedias, se instala en el local de la calle Florida (hoy Barbieri) y Gaboto una carpa de lona para realizar “espectáculos altamente morales”, así decía. Su espectáculo estaba constituido por números de variedades, dramas, comedias y otras atracciones, siendo el debut de la compañía el día 4 de enero de 1930 a las 21:30 horas.