viernes 2 de diciembre, 2022
  • 8 am

«Hemos mejorado; trataremos de dejar a Ceibal en lo más alto»

Ceibal está en la final de la Copa de Clubes Femenina de OFI y a partir de esta semana buscará marcar una mojón en la historia del club y de la competencia, cuando empiece a definir el título de campeón en un mano a mano con Litoral de Paysandú.
Viviana Gómez es con 26 años de edad una de las referentes del plantel, desde el arco transmitiendo seguridad al equipo y desde sus palabras confianza para lo que viene.
-¿Cómo fue ese partido, con mucha emotividad para pasar a la final?
-Sí, muy emotivo y muy parejo. No nos había pasado jugando en Ceibal que un cuadro nos arrinconara de esa manera. Nos defendimos, llega ese gol por un remate que se desvía cuando iba a buscarla y no me dio el tiempo para volver. Bueno, la sacrificamos a Sarah Arregui, que jugaba por afuera, que no venía bien anímicamente pero hizo el gol con River acá y subió; fue clave para nosotros, así como Nazarena (Berruti), que el otro día en San José fue impresionante lo que jugó y metió, bajando pelotas todo el partido. Y faltando poco Sole Pintos encaró por el medio, abrió a Sarah y en el medio entró Noemí Lima, que hizo el 1-1.
-¿Qué esperan de esta primera final?
-El grupo sabe que la llave va a ser difícil, ellos tienen algunas bajas con respecto al año pasado porque jugadores se le fueron a Wanderers de Montevideo. Pero es un equipo copero, que siempre está en las definiciones y sabe jugar este tipo de partidos. Seguramente se defina por detalles, trataremos de ganar los tres puntos acá y manejarlo allá. Buscaremos dejar a Ceibal en lo más alto. Hemos mejorado, hasta en las sestadísticas. Tenemos una línea de cuatro con jerarquía y experiencia. El equipo también tiene juventud que se mezcló, chicas con condiciones que en esta competencia además adquieren experiencia y hemos mejorado como equipo. Estamos fuertes también en lo físico, no hemos tenido lesiones a no ser la de Victoria Mintegui, que se fracturó un brazo, mismo María Italia (Argain), que el año pasado tuvo varias lesiones, pero este año está mucho mejor, en este puesto se siente más cómoda y le da otro equilibrio al cuadro.
-¿Saben algo de Litoral, más allá de lo conocido de años anteriores?
– Es un equipo fuerte, eso seguro. Venimos de quedar dos años afuera al perder con ellas. La primera vez fue en la hora en Paysandú, con un penal por una mano que no fue, que después la jueza nos vino a pedir disculpas. El año pasado no nos salió nada, no lo teníamos a Alfredo (Viera, técnico), María Italia lesionada, que es una jugadora muy importante, es referente, y este año está dando una mano grande de volante. No pudo jugar en San José por amarillas pero cuando llegamos estaba ahí, en la sede, dando el mensaje de líder positivo. También Victoria, que tuvo mucha mala suerte con esa lesión que la está dejando afuera, pero que aporta desde donde puede, ya sea en redes sociales y difundiendo la causa.
-¿Sienten el apoyo del hincha, del barrio?
-Sí, en los últimos cruces cuando llegamos teníamos a la ’12’ ahí esperándonos. Es diferente llegar y ver que tenés a toda esa gente que siente lo mismo. Pero el apoyo que sentimos es de la gente que es hincha, no del resto del fútbol femenino. Yo te puedo decir que acá estaban esperando que quedáramos afuera para que la competencia local se reanude. Se olvidan que estamos representando a Salto y que si mañana traemos la copa va a quedar en la historia para el fútbol femenino de Salto. Después tenemos la gente que está siempre, familiares, parejas, en cada viaje siempre van veinte que nos acompañan, como una chica que es la que nos cocina, que va a todos lados, la subcomisión, los delegados, todos espectaculares. Hoy sabemos que no podemos llegar tres o cuator horas antes a un partido después de un viaje largo, que se siente, y en eso la subcomisión ha trabajado un montón.
-¿Qué diferencia encontraron entre el torneo salteño y el de OFI?
-El rodaje que nos ha dado la Copa de OFI nos da una gran ventaja para cuando volvamos al campeonato local. El roce con otro tipo de equipos te da otras cosas. Nosotros teníamos la característica de jugar siempre solo por abajo, nunca el pelotazo, moríamos con la nuestra. Pero acá sabemos que si vas ganando, en los últimos diez minutos tenés que jugar feo. No importa nada más que clasificar. Acá en el Salteño estamos un escalón arriba, tenemos dos partidos menos y seguimos arriba. Desde el año pasado que no perdemos.
-¿Cómo llegó lo de ser golera, habiendo venido desde el rugby?
– Desde la escuela cuando jugábamos. Después mu vino a buscar Germán Verocai para ir a jugar al rugby a Vaimaca, después fui al fútbol sala, después a Las Águilas de fútbol femenino, Saladero, y de ahí hubo un tiempo que no quise jugar más. Hasta que una compañera me invitó a ir a Ceibal; le dije ‘no, mucha exigencia y yo ya estoy lejos del deporte’. Fui, Alfredo me dijo que tenía condiciones, que iba a sumar. Mi problema era el temperamento, porque me gritaban y salía a pelear. Difícil, pero tenía que cambiar eso para poder jugar. Y bueno, me dijo que se trabaja con entrenador de goleros, que es Luis Lima, de eso hace ya tres años y hoy en día somos prácticamente amigos, entrenamos todos los días, he aprendido muchísimo con él y hoy estamos juntos en Salto Fútbol Club.
Y quedó una reflexión sobre el consejo de Lima, que sirve para ella y para todos: «Una de las cosas que Luis te dice es que después de un error hay que reponerse. Contra River acá salí a buscar una pelota y terminó en gol, pero bueno, me levanté, me tuve que reponer y después terminé tapando tres pelotas de gol muy importantes». Hoy están en la final.