miércoles 30 de noviembre, 2022
  • 8 am

El día que lincharon a la Profesora Diana Lucero

Leonardo Vinci
Por

Leonardo Vinci

131 opiniones

Por Leonardo Vinci
Según se cuenta, en los Estados Unidos, en la Virginia del siglo XVIII, Charles Lynch, un coronel revolucionario, ejecutó a unos hombres sin juicio previo y regular. De allí el nombre de «linchamiento» dado a esta práctica.
Y aquí en Salto, hubo un linchamiento a mediados del 2017, tras un taller sobre sexualidad a cargo de madres de alumnos del liceo 1 de Salto.
Principalísimos actores de la izquierda, «lincharon» a la directora del centro, Profesora Diana Lucero.
Debido a la charla mencionada, fue separada de su cargo y se le inició un proceso de sumario descontándosele la mitad de su salario.
El asunto dio inicio cuando la diputada del Movimiento de Participación Popular Manuela Mutti denunció que en el liceo 1 «violaron la laicidad» de la educación pública, «con la anuencia y presencia» de la directora de la institución, Diana Lucero.
La legisladora dijo en su momento que «hace falta una denuncia pública, para que ciertos actores sociales e institucionales dejen de atropellar las normas vigentes y cesen en su intento de retrotraernos a antes de 1919, cuando el Estado y la iglesia católica eran una sola cosa».
Por su parte, la directora de Secundaria, Celsa Puente, dijo a medios de prensa que «es una situación grave porque la normativa en relación a los centros educativos públicos es muy clara en cuanto al cuidado que hay que tener de los materiales que se manejan y los discursos que se hacen circular».
A su vez. Margarita Libschitz, señaló que «en una institución educativa pública no se permiten hacer ningún tipo de selectivo religioso, ni político y este pasó por arriba ambas normas. Libschitz agregó que «hay que ir a fondo. La dirección no puede seguir trabajando. No es un error pequeño».
El montaje del sainete tuvo su punto culminante cuando ni más ni menos que la Ministro de Educación y Cultura, la Dra. María Julia Muñoz- que se encontraba en Salto- fue al Liceo para acompañar a un pequeño grupo de estudiantes que manifestaban en las afueras de la institución, entre los que se encontraban alumnos de la Universidad y del Cerp.
Como frutilla de la torta, la Dra. Muñoz condenó sin más trámite a la Profesora Lucero, y sin investigación alguna, manifestó que se había «violado la laicidad».
5 largos años han pasado desde que los derechos de una docente de intachable conducta, extraordinario currículum y ejemplar conducta cívica, fueron avasallados.
Hace pocas horas, el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) puso punto final a las actuaciones seguidas en este asunto, fallando a favor, de la profesora Diana Lucero, anulando las actuaciones de Secundaria y CoDiCen, particularmente por severos vicios legales en el proceso.
Podríamos dirigirnos a los modernos cazadores de brujas, que se han dedicado a enlodar horas ajenas, y utilizar las palabras de Joseph Welch preguntándoles, ahora que la verdad ha salido a luz, «¿No tienen ustedes decencia, señores míos? ¿No les queda ya ningún rasgo de decencia?».
¡Pidan disculpas!
Y háganlo ya mismo.