miércoles 24 de abril, 2024
  • 8 am

Gestos de amor que vinculan a dos ex primeras damas, separadas por 170 años

Dr. Pablo Perna
Por

Dr. Pablo Perna

141 opiniones

Por el Dr.
Pablo Perna
La primera dama que ha tenido nuestro país ha sido Bernardina Fragosa de Rivera, esposa de quien fuera el primer presidente de la República Fructuoso Rivera, quien gobernó entre 1830 a 1834 y de 1838 a 1843, quien muere el 13 de enero de 1854 cuando era convocado para el Gobierno compuesto por un triunvirato que lo integraría conjuntamente con Juan Antonio Lavalleja y Venancio Flores.
Bernardina, que había nacido en una familia modesta del interior, conoció a Rivera cuando este se desempeñaba como soldado del ejército del General Artigas, ella tenía 20 y él 32 años cuando se casaron en 1816. De la unión matrimonial nació únicamente un hijo, que murió a los pocos meses de haber nacido, pero de todas maneras Bernardina adoptó a varios niños, entre ellos a hijos extramatrimoniales de Rivera, como fue el caso de Pablo Fructuoso. Se caracterizó por ser una mujer extremadamente solidaria, filántropa y benefactora con los pobres, impulsora al momento del sitio de Montevideo del hospital que cuidaba a enfermos y heridos de la guerra.
Siempre acompañó a Rivera en las diferentes decisiones políticas y militares que tomaba, por lo que tuvo a lo largo de su vida varias residencias; en 1847 el Gobierno expulsa del país a Rivera por lo que debe refugiarse en Río de Janeiro, quedando Bernardina en el Uruguay con la esperanza de su pronto regreso.
De esta manera Bernardina con fecha 20 de septiembre de 1852 le escribe al Presidente Juan Francisco Giró para que se apiade de su marido y que le permita el regreso a su país, escribiendo textualmente que su esposo se encuentra “con una enfermedad de muerte y los médicos le mandan salir de allí”. Giró no hace caso a la solicitud de piedad, pero al año siguiente es derrocado por un golpe militar encabezado por el Gral. Venancio Flores, por lo que restablece el poder en manos de un triunvirato que lo integraría Rivera, por lo que se autoriza nuevamente su ingreso al país para que asuma por tercera vez al Gobierno.
Rivera nunca alcanzó a asumir el triunvirato, en virtud que en el trayecto de Brasil a Montevideo muere en Melo de forma natural, siendo llevado su cuerpo en un largo cortejo hasta la Catedral de Montevideo donde es enterrado. Se dice que su cuerpo fue puesto en un barril de caña para conservarlo, que los soldados y gauchos iban tomando al paso para “adquirir la fuerza del caudillo”.
Esa carta de Bernardina que se encontraba en la colección privada de José Batlle y Ordoñez fue subastada la semana pasada en una casa de remates de Montevideo, donde estaba presente el ex dos veces presidente Julio María Sanguinetti, quien adquirió la cédula y credencial cívica de José Batlle y Ordoñez y que donara al Partido Colorado. Cuenta el diario “El País”, que al día siguiente Sanguinetti concurrió a la casa de remates a retirar lo que había adquirido acompañado de su esposa Marta Canessa, que además de haber sido primera dama en dos oportunidades, al igual que Bernardina, es historiadora reconocida y ha escrito varios libros referenciados a Rivera por ser de sus personajes históricos predilectos.
Se acerca el rematador a Sanguinetti con una carta antigua puesta en un sobre transparente y le susurra en el oído entregándosela; se trataba de la carta escrita hace más de 170 años por Bernardina al Presidente Giro pidiendo clemencia para su marido, que en un acto de romanticismo Sanguinetti a viva voz dice que es un regalo para Marta. Su esposa emocionada mantiene la carta en silencio y la lee, afirmando luego: “pobre Bernardina”. Afirma el periodista que la ex primera dama manifestó que la carta permanecerá en el archivo que posee de documentos históricos, que cuando muera se enviarán a un museo.
Hoy al celebrarse un nuevo aniversario del nacimiento de Fructuoso Rivera, vale la pena contar estas historias criollas que quedarán en el registro de la memoria, donde el pasado y el presente se reencuentran reviviéndolo con personajes similares pero de diferentes épocas.