domingo 5 de febrero, 2023
  • 8 am

Por si las moscas

César Suárez
Por

César Suárez

140 opiniones

Por Dr. César Suárez
Sobre el planeta tierra hay una incontable cantidad de seres vivos que sin lugar a duda juegan un papel importante en el equilibrio ecológico por más que muchas de estas unidades biológicas se trasformen en una molestia para los seres humanos.
Algunos de estos seres vivos interactúan con los seres humanos por haber sido domesticados y actúan como mascotas o son utilizados con diferentes fines, vigilancia, unidades de tracción a sangre, compañía y muy frecuentemente como alimento.
En interior de una casa o en el predio es común ver perros, gatos, tortugas, pececitos de colores, pájaros y en el campo, caballos, bueyes, mulas ya sea como medio de transporte o como animales de tracción para arrastrar vehículos o máquinas.
Los tamaños de otros seres vivos son muy diversos y van de microorganismos invisibles para el ojo humano hasta animales gigantes tales como elefantes, hipopótamos y ballenas.
Seguramente cada uno de estas unidades biológicas tiene un papel determinado en el equilibrio ecológico, pero muchos de ellos no dejan de ser molestos y uno prefería que no existieran o por lo menos estuvieran lo más lejos posible.
Hoy me ocuparé de la mosca doméstica, insecto insoportable si los hay.
A la mosca doméstica nadie la domesticó, se domestica sola, se mete en las casas sin permiso y ahí anda volando sin un plan de vuelo. Una vez que se eleva, uno nunca puede saber para donde va, cambia de dirección en el momento menos pensado y es especialista en esquivar manotazos, gira alrededor de uno y por más que se intentes apartarla, ella insiste, se posa encima y anda dejando sus marcas donde se le ocurre, a diferencia de los mosquitos, no pica pero igual molesta, se apoya en cualquier lugar y (alimentos, basura o donde sea) y transporta en sus patas materia que intercambia de un lado a otro o poniendo sus huevos que luego se transformarán en larvas que si lo hacen sobre una herida suelen generar miasis o bicheras provocando reacciones inflamatorias muy dolorosas.
Una mosca doméstica suele vivir 25 días por lo que no da el tiempo para encariñarse con una como sucede con las mascotas habituales y todo el mundo las quiere lo más lejos posible, pero abunda tanta cantidad que es imposible escapar de ella.
Es un insecto que mide no más de 6 o 7 milímetros de largo y tiene una envergadura transversal de unos 15 mm con alas desplegadas y pesan mucho más de 20 miligramos o sea que se necesitan unas 500 moscas para hacer un gramo y quinientas mil para obtener un kilo de moscas, aunque no tengo idea para que sería útil disponer de un kilo de moscas.
Tienen dos alas más grades y dos más pequeñas que ofician de alerones para mantener el equilibrio, su capacidad en vuelo es increíble, los ingenieros las debieran de tomar como modelo para crear una máquina voladora de alta eficiencia pero que moleste menos o más bien que no moleste.
No sé por qué, del que tiene mucho dinero dicen que tiene la mosca loca. ¿Qué tendrá que ver?
Si alguien quiere ahorrar se le aconseja no “soltar la mosca”.
Si una mosca viva es una complicación, parece ser que una mosca muerta es peor, sobre todo los que se hacen “la mosquita muerta”.
A diferencia de los mosquitos, hasta donde yo sé, la mosca doméstica no pica, pero cuando pica, genera extrañas conductas en las personas, tan raras, que después la gente se pregunta, ¿y a este, que mosca lo picó?
Por último, hay que recordar que en boca cerrada no entran moscas y que la prudencia siempre es buena consejera y estar atento en cualquier circunstancia, por si las moscas.