lunes 4 de marzo, 2024
  • 8 am

Lima, su ausencia y el turismo

Dr. Carlos Silva
Por

Dr. Carlos Silva

163 opiniones

Por Carlos Silva
El turismo es uno de los motores más importantes de la economía Uruguaya, da trabajo a miles de personas y además, promueve la inversión inmobiliaria y el desarrollo logístico, algo que no es poca cosa. En departamentos como Maldonado, Rocha o Colonia, las Intendencias trabajan a la par del sector privado, buscando mejorar las condiciones del sector para lograr que el turismo, sea una verdadera industria en crecimiento.
Allí entre los gobiernos departamentales y el sector privado, hay un trabajo mancomunado en lo referente a la planificación, la organización y políticas en común, que buscan captar inversores, darles facilidades para que desarrollen y promuevan un buen turismo. En cambio, en Salto, nada de esto está sucediendo.
Desde nuestro lugar, hemos planteado en varias ocasiones la situación por la que atraviesa Salto desde hace varios años, donde vemos que no hay políticas de desarrollo turístico, no hay un planteo serio de cómo la Intendencia, piensa llevar adelante el desarrollo del turístico del departamento. Han sido muchos anuncios y pocas concreciones, con realidades que rompen los ojos, como tener un hotel municipal cerrado hace más de 3 años.
Contamos con dos parques termales municipales, fueron los mejores del país, pero hoy, cada vez están en peores condiciones. Desde hace mucho tiempo que venimos reclamando una importante falta de infraestructura, carecen de atractivos para alentar a que vengan los turistas, las calles de Daymán siguen desechas, al igual que el resto de la ciudad, no hay saneamiento y algo que nunca se había hecho, cerrar el parque un día a la semana.
Los operadores privados del sector turístico muchas veces están asumiendo todo el esfuerzo ellos solos, si bien cuentan con apoyo del Ministerio de Turismo, desde la Intendencia de Salto, no hay estímulo de ningún tipo para que mejoren la apuesta. Escuchamos, vemos y recibimos una montaña de reclamos tanto de los empresarios del sector hotelero, gastronómico y comerciantes de la zona, porque no cuentan con el respaldo necesario a la hora de realizar acciones en procura de mejorar el destino.
Tenemos un Intendente ausente, que desde hace años no tiene la mirada puesta en el departamento y sus problemas, sino que ahora está embarcado en una campaña a nivel nacional, con más fuerza de la que venía estando en los últimos años, porque es precandidato a la Presidencia por lo que su ausencia de Salto, será más prolongada aún.
Entonces ¿qué podemos esperar para los meses que vienen? Nada mejor. Ni para ayudar al sector turístico ni a ningún otro, porque para el Intendente Lima, todas las cosas serán promesas de campaña. En su lugar, va a quedar el actual Secretario General, Gustavo Chiriff que ha sido parte de esta gestión, sabe que Lima sí ha prometido y generando compromisos que no podrá cumplir.
Se vienen meses muy difíciles para Salto y sobre todo para el sector turístico, porque no solo hay políticas sectoriales claras, sino que tampoco hay quien se haga cargo.