domingo 26 de mayo, 2024
  • 8 am

¡Los invito este 29 de abril al hotel “Los Cedros”!

Dr. Pablo Perna
Por

Dr. Pablo Perna

146 opiniones

Por Pablo Perna
Jorge Luis Borges, el escritor y cuentista más famoso de la Argentina y uno de los más grandes del mundo sostenía al escribir muchos de sus cuentos, que se sentía en total soledad, pensando que nadie leería sus escritos, pero luego se sorprendía cuando descubría por el mundo a varios amigos inimaginables que le decían que lo leían y admiraban. Un día Borges, ya casi ciego, junto a su pareja María Kodama, sentados en el ventanal del hotel más lujoso de Madrid, tomando un café, se acerca una persona y en ingles le manifiesta “Maestro, no lo puedo creer… yo lo admiro; ¿sabe quién soy yo?”; Borges le responde: “no, ¿quién es usted?; y el admirador arrodillado le responde: “Yo soy Mick Jagger, maestro” (líder “The Rolling Stones” y de las mayores estrellas del rock mundial).
Salvando las distancias abismales del maestro a quien admiro, no puedo sentirme más identificado cuando escribo en soledad las líneas de las columnas de los viernes, pensando que nadie las leerá o les interesara el contenido de las mismas. El mismo sentimiento me sucede en la actividad política, cuando uno sueña que Salto vuelva a ser la segunda capital del país, como lo era cuando gobernaba el Esc. Malaquina. Desde 1985 Salto ha tenido una transformación formidable, CTM brindaba el 75 % de la energía eléctrica del Uruguay, hoy no más del 45 %; se instalaba el edificio más importante de la Universidad de la República en el interior trayendo a miles de estudiantes; se abrían hogares estudiantiles para albergarlos.
Se instalaba el primer edificio del interior del CERP, el primer CAIF del país, se reabrían con fuerza el turismo termal, desde el Hotel Horacio Quiroga hasta la apertura en Termas del Arapey del primer hotel 5 estrellas, se construyeron parques acuáticos, teníamos fiestas del lago, de la cerveza, entre varios eventos más. Creció la hotelería en 1985, donde había no más de 800 camas y en el 2005 llegaban a más de 10.000, con alojamientos de calidad. Se crearon barrios para los más necesitados como lo fue el Horacio Quiroga y La Amarilla y fuertes desarrollos barriales mediante el PIAI, se construyeron escuelas urbanas y rurales, con mejoramiento de la caminaría rural, mejoramiento de espacios verdes con fuentes. Se fortaleció el sector hortofrutícola y se comenzó a explotar la vitivinicultura; era la ciudad con mayor índice de empleo y mayores ingresos económicos del país.
Desde el año 2005 que deja Malaquina el Gobierno, todo este impulso ha desaparecido, los intendentes que han venido, al igual que los legisladores electos, se han alimentado de esos logros; no han estado a la altura de la circunstancias; han sido hasta incapaces de poder abrir en 20 años un parque agroindustrial de 90 hectáreas proyectado por Malaquina, que tendría fuertes exoneraciones tributarias, sustituyendo el proyecto por un pequeño galpón de ventas de frutas y verduras, de no más de diez hectáreas y que todavía han sido incapaces de que funcione.
En soledad pienso, junto a un gran equipo que hoy me acompaña, de que Salto vuelva a ser Salto, y por este motivo es que he resuelto volver a ser candidato a Diputado por mi departamento y en apoyo a Marcelo Malaquina a la Intendencia, porque veo en el hijo los mismos principios y valores que veía en su padre.
Este viernes junto al candidato a la presidencia, ex presidente de ANTEL, Gabriel Gurméndez y parte de su equipo económico con el ex ministro de economía Lito Alfie y de seguridad, mi colega, abogado, penalista y ex presidente de Peñarol, Jorge Barrera, me estarán acompañando en mi lanzamiento oficial a la diputación, este lunes 29 de abril, hora 20.00 en el Hotel “Los Cedros”. Todos los que quieran soñar con nosotros un Salto a futuro, están invitados. ¡Viva SALTO!