domingo 21 de julio, 2024
  • 8 am

Muchas gracias

Pablo Vela
Por

Pablo Vela

71 opiniones

Dr. Pablo D. Vela Gadea
A cinco días de las elecciones internas, primer mojón del largo ciclo electoral uruguayo, solo nos queda agradecer.
¿Por qué? Porque nacimos hace poco más de un año con la idea de cambiar en nuestro departamento las prácticas abusivas que se vienen utilizando para obtener un voto. Sencillo y concreto, no usar y abusar de la necesidad ajena para obtener un respaldo electoral.
Debería ser lo lógico, lo habitual, que se vote en función de debate de ideas, de proyectos, de gestiones pero no, Salto se convirtió en un nido de miserables envalentonados en cargos muchas veces obtenidos indirectamente que les permiten jugar con la necesidad de los salteños; de muchachos y muchachas que a pesar de no tener la capacidad de gestionar, requisito excluyente para cualquier administración, juegan con nuestros dineros y disponen de ellos como mejor les place y a favor de su “carrera política”.
Y es una epidemia que sufren todos los partidos, ninguno se salva, todos dijeron estar en contra y todos le fallaron al votante en mayor o menor medida.
Así que haber conversado con tantos salteños ávidos de nuevas propuestas, nuevas formas, nuevos liderazgos, satisfechos primero con la presencia en la arena política del Dr. Gustavo Zubía. Diputado ejerciendo el cargo de manera cabal, siendo frontal, criticando lo que entendía que estaba haciéndose mal o lo que no se estaba haciendo, aun siendo parte del Gobierno o apoyando lo correcto, siempre de cuerpo entero y no a medias tintas especulando con el rédito político. Porque eso es lo que también le molesta y cansa a la gente, la falta de valentía en los políticos que siempre buscan quedar bien con “Dios y con el diablo”, siempre pensando en la próxima campaña. Y así sigue, critica, señala y propone soluciones, ese es el diputado Zubía.
Luego las estrategias políticas nos llevaron a estar apoyando la precandidatura del Dr. Andrés Ojeda y a pesar de algunas dudas que nos plantearon en un principio, el correr de los días afianzó una dupla que sin dudas genera expectativas: experiencia, rebeldía, sapiencia, gestión.
Por otro lado, Tercera Vía Salto, debía mostrar su candidato para cuando debamos recomponer el departamento porque hay que armar un rompecabezas que es lo que va a entregar el Frente Amplio con Andrés Lima a la cabeza pero también todos aquellos otros sectores frenteamplistas que hoy se quieren separar pero no hicieron nada por evitarlo.
Y otra vez aquello de las promesas, de la entrega de algún bien a cambio del voto, otra vez a batallar una campaña electoral por el camino más difícil pero el más sano, el más honesto.
Las primeras inquietudes que recibimos fue la de cambiar la cabeza del Partido Colorado en Salto, de modificar el liderazgo, sus modos, sus formas que en definitiva habían alejado a muchos colorados que terminaron votando en las últimas elecciones por fuera del partido por no sentirse identificado sino todo lo contrario: por haber sido decepcionados, desilusionados, engañados.
Allí nos sumamos al proyecto Malaquina Intendente. Luego de varios meses de conversaciones evaluando si era Marcelo Malaquina la persona que podía tomar ese rol de nuevo liderazgo dentro del partido entendimos que sí, que a pesar de su juventud y obvia inexperiencia, sus ganas de aprender, su permanente consulta con personas que realmente hicieron historia dentro del Partido Colorado en Salto y en el país pero por sobre todas las cosas, la coincidencia en cuanto y en tanto que para convencer no utiliza promesas rastreras, lo hacían la persona indicada.
Y así visitamos salteños, escuchamos todo: quejas y reclamos que les corresponden tomar a otros pero desaparecieron y no dieron la cara, las tomamos igual, pero también recibimos de las buenas: ánimo, fuerza y deseo de éxito.
A votar, sobre todas las cosas a votar, allí es donde el político rastrero nos teme: en las urnas.
¡Si es con la 9007 y la 7009 mucho mejor!