Lunes 6 de abril, 2020
  • 8 am

Las carnicerias sostienen la demanda y restonares disminuyen sus ventas

El brote del coronavirus en el mundo y en nuestro país ha generado cambios en el comportamiento humano y el principal es el aislamiento social. En este sentido aquellos emprendimientos que concentran su imagen en un punto de encuentro social, han sido los que de alguna manera sienten los efectos de esta primera ola de impactos que este virus tendrá sobre la vida económica del país.
Los restoranes son un punto de encuentro social muy importante y actualmente es normal verlos cerrados o con muy poca clientela. En China, el principal foco de este virus, cerró dichos locales y los que comienzan a reabrir debido a las noticias que indican haber superado la etapa más critica de la enfermedad, lo hacen con un 20% de las mesas que tradicionalmente servian en los locales por exigencias de espacio por parte de las autoridades. Es decir que estos comercios, lugares de comercialización de productos cárnicos con valor agregado, están enfrentando una fuerte recesión.
La contracara de esta situación, donde se recomienda a las personas a quedarse en sus casas, es el incremento de la venta de productos cárnicos a nivel de carnicerías y supermercados. Por lo tanto esta situación ha incrementado la demanda de estos locales. Claramente no es lo mismo la demanda de un local especializado en la elaboración de platos gastronómicos, con ciera exigencia y tipo de carne, que el animal completo en una carnicería, pero este cambio ha generado un incremento puntual en la demanda a los abastos.
La dificultad radica en conseguir la oferta necesaria para poder enfrentar esta demanda, en un momento donde el productor aún está reacio a convalidar la baja de precios propuesta por los industriales ante la caída renegociación de contratos con China y la Unión Europea en los últimos días. Comentó un industrial a CAMBIO en la jornada de ayer.
Mercado
de haciendas
A nivel del mercado las referencias son escasas y prácticamente el mercado está paralizado. Hay plantas sin actividad y varias industrias están con negocios pactados hace 10 días y se encuentran cargando a medida que la situación lo permite. Un integrante de la industria dijo a CAMBIO: “hoy es viernes y los camiones del domingo los vamos a largar mañana sábado de tarde, si está todo bien”. Es decir que la incertidumbre en continuar en las tareas también forma parte del día a día de la industria.
La mayoría de los operadores en todo el país, se encuentran con sus escritorios cerrados, atendiendo vía telefónica. “Hay plantas cerrando, algunas van a trabajar a media máquina. Van a hacer una prueba la semana que viene, si pueden continuar con menos gente por el tema de las distancias entre las personas y los cuidados que tienen que tener” dijo un consignatario que agregó que “nos pidieron no hablar y esperar precios, primero quieren saber si pueden continuar faenando en estas nuevas condiciones”.