Miércoles 8 de julio, 2020
  • 8 am

“Deportivo es lo mejor que me pasó…”

Diario

“En mi regreso a Salto juego en aquel Deportivo que me dejó lindos recuerdos, que para mí acá en Salto fue lo mejor que me ha pasado en la carrera futbolística por las amistades que hice. Hasta ahora siempre una vez o dos al año nos juntamos con todo ese plantel, que para mí fue uno de los mejores planteles de la historia de Salto. Ni que hablar en el plano futbolístico, campeones 90′ 91′ y 92′. En el 92′ el mejor recuerdo fue la Copa de Clubes de OFI, en la que perdimos una final poco creíble. Se dejó por el camino a Con Los Mismos Colores de Bella Unión, que tenía un cuadrazo, después a Bella Vista de Paysandú, que había armado un buen cuadro, después a Nacional de Colonia otro buen equipo, hasta jugar en semifinal con Fritsa de Tacuarembó, en esa época siempre candidato. Fuimos a un desempate en Artigas, donde jugamos un partido que nadie se va a olvidar, ganando 3 a 1 y jugando un fútbol que parecía no éramos de Salto, otra de las cosas linda que me dejó el fútbol. Después vinieron las finales en Maldonado con Punta del Este, donde empatamos 0 a 0 con muchas chances de gol para nosotros pero la pelota no quiso entrar, y acá lo mismo, lo único que nos hicieron un gol. El fútbol es así. El fútbol me dejó muchas cosas, sin dudas, lo primero de todo hacerme conocer como jugador y como persona, después todas las amistades que uno fue recogiendo, que no son pocas. Todos los que me conocen, ya sea en Salto o en cualquier parte del Uruguay, es gracias al fútbol. Lo más lindo que uno ha dejado es una buena huella por todos lados, como persona y gente, lo aprendido desde niño por mi familia”.

Lo querían atrás por su padre: “nunca me gustó”

-¿Cómo se da el hecho de ser centrodelantero?
– Siempre hubo una historia en el fútbol que decía que como los padres habían jugado en tal puesto los hijos heredaban la posición. Pero mi padre cuando jugó al fútbol siempre lo hizo de defensa, por eso los primeros partidos me querían poner de defensa, pero a mí nunca me gustó. Hasta que el ‘Quique’ Rivero un día me dijo “vos vas a jugar como delantero” y así fue que empecé a jugar ‘adelante’ y a hacer goles, para terminar siempre jugando de ‘9’y no perder esa vocación de hacer goles y estar en la tabla de goleadores.

 

Diario