viernes 19 de julio, 2024
  • 8 am

Hidrovía – (I)

Por Juan Manuel Bartaburu
No cabe ninguna duda de que la región Salto-Concordia y doscientos kilómetros al norte necesitan de una conexión del bajo Uruguay con el medio Río Uruguay. Debemos habilitar las ESCLUSAS, en el complejo hidroeléctrico de Salto Grande sin demoras.
Hay un gran potencial para el transporte de cargas pesadas desde Uruguayana-Paso de las Libres, y de las costas del lago que tiene 140 kilómetros. En el lago, sin duda que la náutica tiene un gran potencial, uniendo El Tigre desde Buenos Aires a Carmelo y de allí a las termas de Salto y Concordia. El traslado de cargas pesadas, desde Nueva Palmira al norte, hasta Bella Unión o más, con fertilizantes, gasoil y contenedores hacia Paraguay con todo tipo de cargas es posible. Si las ESCLUSAS, para este tránsito se hacen con una lago intermedio, según el ante-proyecto de SAN ANTONIO. Este lago intermedio, sin cambio de nivel, permitiría establecer un gran puerto, público y/o privado, para cargas y depósitos, incluyendo una zona franca, con tránsito hacia toda Argentina y el Paraguay, con mercados no imaginados.
UN POCO DE
HISTORIA
Desde fines del siglo XIX algunos visionarios tenían la certeza de que el Río Uruguay nos reservaba un gran potencial para el desarrollo. En el 2009 se nos informó que con una proyección al 2030, esta región sería la más atrasada del País. No lo podíamos permitir y desde Asociación Agropecuaria de Salto, Centro Comercial, APC, Universidades y todas las fuerzas vivas de Salto, nos pusimos a trabajar para revertir este feo pronóstico. Inadmisible pronóstico, para quienes desde el acuerdo de Argentina y Uruguay de 1946, para el “aprovechamiento de los saltos de agua del Río Uruguay” habían avanzado en un simple esquema de lograr ESCLUSAS para pasar al norte, producir energía hidráulica y establecer un gran sistema de riego. Se dio en este orden de importancia… primero las esclusas… “ES LO QUE MUEVE LA AGUJA” la región lo necesita.
Nos pusimos a trabajar con el conocimiento y el mandato de los esforzados vecinos de Salto y Concordia, que habían luchado para la aprobación del extraordinario proyecto “de desarrollo nacional e internacional que involucraba a sur del Brasil”. Se analiza y aprueba el ante-proyecto de Esclusas de San Antonio, como posible eje de trabajo a futuro. Ya en 1960 se había aprobado la construcción del “COMPLEJO” que incluiría las ESCLUSAS, por parte de ambos países. Las “fuerzas vivas” empujaron fuerte y luego de que se juntaran Perón y Bordaberry y firmaron en 1974 la aprobación del Protocolo del Río de la Plata y el del Río Uruguay, para límites y navegación, y permitieron la construcción de nuestro “COMPLEJO”. El planteo a presidenciables del año 2009 se repitió en el 2014. En el 2019 el actual Presidente Luís Lacalle Pou se comprometió a promoverlo.
En el capítulo II de esta historia analizaremos como, en un acto de olvido voluntario (año 1977), dejaron sin construir las ESCLUSAS, parte principal y fundamental” del proyecto.