sábado 13 de abril, 2024
  • 8 am

¿Donde están los límites de lo que se puede o no, expresar públicamente?

Por Carlos Arredondo
En la edición de ayer prometimos profundizar en un informe realizado por el programa radial «Las cosas en su sitio» que conduce Ignacio Álvarez y Mauro Bettega y se emite por Radio Sarandí de Montevideo, en su sección Streap tease. El informe es un completo análisis sobre cuáles son, o deberían ser, los límites de la libertad de expresión. El mismo tuvo su punto de partida en la postura y el mensaje de la revista digital uruguaya, de extrema derecha, Nación y su connivencia con el blog (revista digital) «Verdad» desde donde «levanta» todas sus editoriales y tienen publicadas todas las ediciones anteriores.
“LACALLE RESPONDE A LOS MANDAMASES DEL PAÍS”
De acuerdo a lo expresado por los conductores radiales, la revista Nación dice ser independiente, pero es difundida por la Cooperativa de Ahorro y Crédito de los Oficiales de la Fuerzas Armadas (CAOFA), mientras que «Verdad» dice tener como principal objetivo «predicar la Verdad, oportuna e inoportunamente, en íntima comunión con el Bien, la Belleza y la Verdad», ademas de definirse como ultra Católica. En el informe radial se destacan frases extraídas de estos sitios web, tales como: «Los militares deben considerar seriamente de una vez, si los políticos son sus amigos, y si la partidocracia realmente conforma sus intereses. La respuesta negativa se impone», o esta otra: « Ni los políticos parásitos, ni la prensa liberal y ni que hablar de la prensa marxista, defienden el honor del cuerpo militar. El sistema en pleno pues no lo defiende».
Los radialistas destacaron como lo más preocupante de la postura expresada por la publicación, un artículo publicado esta semana, perteneciente a la revista Verdad y levantado por Nación. El editorial en cuestión considera que Lacalle Pou no responde al «sacrosanto pueblo», sino «a los verdaderos mandamases de nuestro país, como hicieron los frenteamplistas: los judíos». «Lacalle Pou, corregirá algunos extremos y graves corolarios del frenteamplismo, pero se quedará ahí en la superficie. El mal seguirá tan latente como antes. Para quitarlo, ha menester arrancarlo de raíz».
“STURLA ES UN HEREJE”
La publicación también arremete contra la Izquierda, la vice presidenta Beatriz Argimón, los medios, el feminismo, el Partido Colorado, la ideología de género y hasta contra el cardenal Daniel Sturla, a quien acusa de ser un “infiltrado Marxista”. En otro artículo, Verdad arremete contra Sturla, a quien acusa de «hereje», por pedir por el pueblo Judío. Según «las cosas en su sitio» el autor de estos artículos es Bruno Acosta Pastore, joven que nació en 1994, y vive en Montevideo y tiene 26 años. Afirmaron tambien que Acosta también le hizo un desagravio al grupo «Los Nocheros», autores del tema «Disculpe», tema emblemático creado y difundido en apoyo a la dictadura militar uruguaya. «Escuchamos hace minutos a la vice Presidente de la República, supuestamente integrante de una fuerza de derechas, referirse al tema. Con mezcla de gozo y de tristeza, lo primero por ser comprobación patente de nuestros asertos, se refirió detenidamente a la deconstrucción que el feminismo importa y motiva, concepto éste de neta matriz filosófica marxista. ¡Una marxista aliada al facho Lacallito!», habría posteado Acosta, según los periodistas.
En otro momento, antes de la asuncion del actual Gobierno, se habría despachado con una fuerte acusación al Cardenal Sturla: «El impostor tomó la palabra, con su voz de zonzo, no se ocurre otra forma de describirla, cansina, lerda. Se refirió alegre a sus muy distinguidos convidados, entre otros a la futura vice presidenta de la República, mujer amancebada, virulenta feminista y defensora entre otras aberraciones, del «Putimonio» (matrimonio) ¡Que Católica ejemplar!”.
“OPE PASQUET ES UN PERNENNE CIPALLO”
Pero según los periodistas, las correrías de Acosta se extienden ahasta los medios de comunicación. En un editorial titulado «La obsecuencia rastrera de la prensa Liberal», habría expresado que «A nadie le extraña que El popular, La República, La diaria o Caras y Caretas, vehículos ponzoñosos del odio marxista, no hagan referencia hoy, al 18 de mayo de 1972 – día en el que 4 soldados fueron asesinados por un comando Tupamaro, en Montevideo y Día del Ejercito Nacional -. Conocen muy bien la guerra sicopolítica y sería torpe memorar la masacre vil que perpetraron unos terroristas rojos hace 40 años. El diputado colorado (Ciudadanos) Ope Pasquet también fue objeto de los ataques de Acosta. En un editorial titulado «La serpiente de las logias», expresó: «Pasquet es un perenne cipallo de la revolución, de la disolución y del odio anti Cristiano en el Parlamento. Entusiasta defensor del asesinato del niño no nacido, en nombre por supuesto, de la libertad y el progreso. Entusiasta defensor de la ley que pretende, -para escarnio de nuestra patria y de nuestra época-, que dos personas del mismo sexo se consideren casadas, sin reparar en el absurdo que clama al cielo. Del divorcio exprés para mayor destrucción de los simientes de nuestra sociedad».
En el informe, Álvarez y Bettega afirmaron que CAOFA y el centro militar amplifican y alojan las publicaciones anteriores, pero no quisieron hablar con la emisora.
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
Según los conductores, el asunto enfrenta la libertad individual y el interés colectivo, «una polémica que recientemente se reactivó con el cuplé de Rafael Cotelo sobre los riverenses, donde Cotelo insultó y degradó a todos los nacidos en aquel departamento de nuestro país» dijeron. Ante esto, recordaron lo que dice el Código Penal Uruguayo en su artículo 149, bis: «El que públicamente o mediante cualquier medio apto para su difusión pública incitare al odio, al desprecio, o a cualquier forma de violencia moral o física contra una o más personas en razón del color de su piel, su raza, religión, origen nacional o étnico, orientación sexual o identidad sexual, será castigado con tres a dieciocho meses de prisión. En su relato, buscaron la palabra del Decano de la facultad de Derecho de la Universidad Católica del Uruguay (UCU), y prof. de Derecho Penal, Dr. Mario Spangemberg, quien aportó su voz al informe y dijo: «La libertad de expresión tiene una doble dimensión que es singular a ese derecho, o a esa libertad. Por un lado protege el derecho de la persona a expresar esa idea, pero al mismo tiempo protege el derecho del resto de las personas a escuchar la idea de esa persona, y en ese sentido toda limitación a la libertad de expresión realizaría una doble afectación: Afectaría a la persona a la que no le permitimos expresar su opinión, pero también afectaría al libre intercambio de las ideas”.
LÍMITES
Pero sin embargo, Spangemberg también aclaró que «ese valor de la libertad de expresión en la construcción democrática, y en la base de las sociedades occidentales modernas y esto puede sonar de algún modo algo paradójico exige al final del día establecer ciertos límites a esa libertad, porque hay discursos de odio, o discurso de destrucción democrático-constitucional, que en los hecho terminarían socavando las bases que se pretenden proteger. Entonces de algún modo, esos son los límites o la esencia de la primera limitación a la libertad de expresión en una democracia. Es decir: recortar el mercado de las ideas, a aquellas ideas que no pretenden socavar ese propio mercado de las ideas, o esa propia libre circulación de las expresiones y de las ideas».
Pero No todos los países tienen la misma postura; el abogado constitucionalista Martín Rizzo explicó al programa que existen tres grandes tendencias a nivel internacional. Según el experto: «Nosotros tenemos tres modelos que parecen ser bastante claros y que se explican por razones históricas. En EE.UU, es donde tenemos, dentro de una democracia neutral, la mayor defensa de la libertad de expresión de pensamiento. Es prácticamente imposible pensar en mayores limitaciones a la libertad de comunicación de pensamiento por el contenido de las ideas que se están expresando”.
INVESTIGAN DELITOS
Frente a lo dicho por los catedráticos, los comunicadoires se preguntaron: «¿Lo dicho por Acosta es delito?». Recordaron que en nuestro país existen antecedentes de personas procesadas por este tipo de hechos. «En 2007, el entonces edil colorado (lista 15) Alberto Sánchez fue procesado luego de haber reconocido haber sido el autor intelectual de una serie de pintadas antisemitas contra el director de la DGI, Edurado Zandestat. En ese caso el delito imputado fue Desacato por ofensa»(…). «En el 2016, un joven neo nazi salteño también fue procesado con prisión, por el delito de incitación al odio, luego de llamar, a través de un perfil falso de facebook, a matar a judíos homosexuales y negros. Al final de su informe, el periodista Mauro Bettega afirmó que la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) está estudiando las publicaciones de la revista verdad».