sábado 26 de noviembre, 2022
  • 8 am

Tratamiento de efluentes redujo notoriamente los niveles de contaminación del río Uruguay

Tras dos años de construcción con una inversión de 21 millones de dólares, la planta que fuera instalada trata las aguas residuales de casi toda la ciudad, mejorando la calidad de vida de unas 100.000 personas y mitigando la contaminación del río Uruguay Uno de los principales objetivos de la obra es impulsar el desarrollo sustentable y la implementación de acciones que se orienten a mejorar la calidad de vida de la población. En este caso, la planta impacta de forma directa en la disminución de la contaminación y su consecuente beneficio ambiental del río Uruguay que en los últimos estudios muestran una reducción de agentes contaminantes.
MEJORA AMBIENTAL
La infraestructura tiene la capacidad de tratar un caudal medio diario de 324 litros por segundo, depurando los efluentes provenientes de la red de alcantarillado y de los sistemas individuales, particularmente de los pozos negros saneados a través de camiones barométricos. Este proceso se realiza a través de un tratamiento biológico y desinfección con rayos ultra violeta. Posteriormente, los efluentes líquidos debidamente procesados son volcados en el río Uruguay y los residuos filtrados son deshidratados y estabilizados para su disposición final. Se trata de una planta de tratamiento terciario, que elimina la carga orgánica residual y otros contaminantes, como nutrientes, nitrógeno y fósforo, y cumple con las normativas ambientales. Comprende 7.000 metros de tuberías, que sirven de colectores por gravedad y líneas de impulsión, y tres pozos de bombeo (norte, sur y el de descarga). Respecto de la infraestructura, la planta asegura capacidad para tratar un caudal medio diario de 324 litros por segundo y depurar efluentes de la red de alcantarillas y de los sistemas individuales, particularmente de los pozos negros vaciados por barométricas. Ese proceso se realiza a través de un tratamiento biológico de desinfección con rayos ultravioleta, posteriormente los efluentes líquidos debidamente procesados son volcados en el río Uruguay y los residuos filtrados son deshidratados y estabilizados para su disposición final.