Martes 29 de septiembre, 2020
  • 8 am

Abogado de firma afectada por maniobras ilícitas de dos productores explicó cómo fueron los hechos

El pasado viernes dábamos cuenta del procesamiento de dos hermanos, productores rurales, por apropiación indebida y libramiento de cheques sin fondos. E.C.R.G. de 40 años y su hermano A.J.R.G. de 37 años, fueron condenados a prisión por parte del juzgado Letrado de Primera Instancia en lo Penal de Segundo Turno de Salto. El hecho conmocionó el ambiente agropecuario local, no solo por el fuerte vínculo que los hermanos tenían en el sector, sino porque además involucraban en sus operaciones a la firma “Negocios Rurales”, consignataria que opera en todo el país, la que fue salpicada por los hechos condenados. El Dr. Carlos Esponda, abogado de la firma, explicó al programa “La Hora del Campo” que se emite en Radio Tabaré, como fueron los hechos y cuál es la situación.
LOS HECHOS
En nota brindada al periodista Luis Andiarena, Esponda explicó que “En el año 2016, a un representante de la firma que nos representaba en Salto y en todo el Norte del país, se le enviaban cheques para que pagara a los productores el ganado que compraba en nombre de la firma. Sin embargo, lejos de eso, lo que hacía era descontarlos y apropiarse del dinero para uso propio. Esto llevó a que se iniciaran ciertas negociaciones, infructuosas, y luego se inició una demanda civil, que la lleva adelante el Dr. Manuel Mattos, y posteriormente se radicó una denuncia penal en el juzgado de segundo turno de Salto”. El abogado contó además que “Esto se descubrió a raíz de una maniobra que llevó adelante este representante, donde iba a comprar ganado a título personal, pero con un cheque de la empresa (Negocios Rurales), lo que llamó la atención al escritorio – donde realizó el pago – , y como es una firma conocida de nuestra empresa, llamó para consultar”. En su relato de los hechos, Esponda contó que “luego se dio un hecho particular, con un cheque que rebotó, que lo tenía la persona que lo había descontado, (Rebotó ese cheque porque no coincidían muy bien la firma)y ahí fue que saltó el problema y la empresa abrió los ojos, y se dio cuenta de lo que estaba pasando. Lo cierto es que descontó cerca de 20 cheques por un valor de 370.000 dólares. Por suerte la empresa honró absolutamente todas sus obligaciones, pagó a todos los productores y dio vuelta la hoja, pero seguimos adelante con el proceso penal, que finalmente terminó con un procesamiento con prisión de quien fuera representante de la consignataria, y también de su hermano – quien es conocido porque había sido designado como jurado de la raza Merino -; Uno – el que fuera representante de la firma – en calidad de autor de un delito continuado de apropiación indebida y libramiento de cheques sin fondos, y el otro – su hermano – en calidad de coautor de apropiación indebida.
TEMA SUPERADO
Tomando en cuenta que la maniobra fue descubierta en el año 2016, para la firma es un tema ya superado. “La consignataria, en su momento, abonó a los productores el dinero que inicialmente le había enviado a su representante para que le fuera pagado, obviamente que cambió la forma de trabajo para que esto no vuelva a ocurrir, y ahora estamos en pleno sumario penal y estamos esperando una sentencia de condena(…) La consignataria no ha visto afectado su trabajo, ni su reputación, ni la confianza que los productores y cliente la han dado durante todo este tiempo”, dijo el Dr. Carlos Esponda al programa radial.