miércoles 8 de febrero, 2023
  • 8 am

Sostienen que las mujeres y niñas de zonas rurales están en desventaja en esta situación de pandemia

Ayer -15 de octubre- se celebró el día Internacional de las Mujeres Rurales, fecha dictaminada en primera instancia para celebrar y ponderar la actividad de las mujeres indígenas, que posteriormente se trasladó a la ruralidad en diferentes puntos del plantea. Desde Naciones Unidas se destaca que “Las mujeres y las niñas están en desventaja en esta pandemia, un problema que se agrava más aún en las zonas rurales. Las mujeres rurales ya enfrentaban, y se enfrentan, a batallas previas específicas en su vida diaria a pesar de sus roles clave en la agricultura, el suministro alimentario y la nutrición. Ahora, desde el Covid-19 y las necesidades de salud únicas en áreas remotas, les es menos probable tener acceso a servicios de salud de calidad, medicamentos esenciales y vacunas. Las normas sociales restrictivas y los estereotipos de género también pueden limitar la capacidad de las mujeres rurales para acceder a los servicios de salud. Además, muchas de ellas sufren de aislamiento, la difusión de información errónea y la falta de acceso a tecnologías críticas para mejorar su vida laboral y personal.
INMUJERES
Por otra parte, desde INMUJERES, dependencia del Ministerio de Desarrollo Social, se destacó la labor de las mujeres rurales en Uruguay: “Ante la celebración de un nuevo Día Internacional de las Mujeres Rurales, queremos hacer extensivo nuestro saludo y reconocimiento a todas las mujeres y niñas que residen en el campo. Asimismo, reafirmamos nuestro compromiso y acompañamiento en la conquista de sus derechos. Nos consta que son las mujeres rurales quienes garantizan la seguridad alimentaria de sus comunidades, generan resiliencia ante la variabilidad del cambio climático y agregan valor a nuestra economía. Las responsabilidades en el trabajo no remunerado limitan la participación laboral de todas las mujeres y esa brecha se incrementa a medida que se reduce el tamaño de la localidad donde viven. De ahí, la importancia de seguir avanzando y de promover la corresponsabilidad en los cuidados, también en el medio rural. Se requiere un cambio cultural para que todas y todos puedan aprovechar sus oportunidades de empleo resolviendo en forma compartida los cuidados. Para el logro de la autonomía económica de las mujeres rurales, se vuelve indispensable seguir trabajando para que más mujeres accedan a la tierra, a los créditos y a fondos que impulsen sus ideas y su creatividad. Es necesario fortalecer sus capacidades tanto para acceder como para gestionar los recursos, sean del rubro que sean”.
LÍNEAS ESTRATÉGICAS
La misiva impulsada por Inmujeres además destaca que “Desde el Consejo Nacional de Género (CNG) se definió trabajar la línea estratégica que promueve la autonomía económica, reconocemos que es condición necesaria para el disfrute de una vida libre de violencia de género. Junto con las mujeres rurales organizadas presentes en el CNG (a partir de la Ley 19.846) trabajaremos para achicar las brechas existentes. A su vez, apoyamos los espacios de coordinación en la que la participación ciudadana es eje central. Promovemos el monitoreo de la sociedad civil para mejorar las políticas públicas de género que garanticen un mejor acceso a los servicios.