Lunes 20 de septiembre, 2021
  • 8 am

En la segunda mitad de la parición el estado de los ganados en Salto es bueno

En su informe semanal cerrado el pasado viernes, la Regional Litoral Norte del Instituto Plan Agropecuario señala que en la segunda mitad del período de parición el estado general de los ganados en Salto es bueno, si bien reconoce que existen predios donde la situación es apremiante debido a la pobre alimentación invernal de los ganados.
A nivel de Salto, el informe comienza señalando la variabilidad registrada en las precipitaciones en la zona oeste del departamento, que en la última quincena fluctuó entre 15 y 80 milímetros, mientras que en el este se registraron hasta 80 milímetros de forma más generalizada. Esto claramente ya está marcando una diferencia entre ambas zonas productivas. Los técnicos también indicaron el registro de altas temperaturas y descensos abruptos de la misma, aún sin ocurrencia de temporales o heladas tardías.
Los campos se encuentran verdes mostrando brotación primaveral y comenzando a acumular forraje de calidad en aquellos potreros cerrados o con baja carga. La mayoría de los campos se encuentran con disponibilidad media. Por su parte las aguadas, tanto cañadas como tajamares, se encuentren con buenos niveles.
Ganado vacuno
Las vacas están en la segunda mitad del período de parición. El estado general de los ganados en el departamento es bueno. Se espera completar el período de parición de forma normal. En algunos predios se observa ganado en baja y muy baja condición corporal debido a la pobre alimentación invernal seguida en primavera temprana.
Las recrías se encuentran con buen peso y desarrollo, especialmente aquellas que han recibido suplementos durante el invierno. Las vaquillonas de 2 años se encuentran en buen estado aprovechando el rebrote de algunos campos. Algunos productores han comenzado el entore en esta categoría y la mayoría comenzará a partir del 1° de Noviembre.
Se propone a productores que identifiquen el potrero para el próximo entore, con buena disponibilidad de sombra y agua, y reservarlo para acumular pasto hasta diciembre. En esa época los requerimientos de las vacas de cría son máximos tanto en forraje, como agua de abrevadero y sombra. Se aprecia un esfuerzo importante de los productores en el control de la primera generación de garrapata, problemática importante de la zona.