Miércoles 5 de mayo, 2021
  • 8 am

Revelan nuevos sucesos extraños que ocurren en la habitación 32 del Gran Hotel Concordia

Jana Amoblamientos

El Gran Hotel Concordia es el hotel más antiguo del país y fue construido en 1860. En él se hospedaron muchas personalidades de la época: políticos de los partidos tradicionales, artistas de primer nivel, acaudalados estancieros y poderosos empresarios. En el año 2005, fue declarado Monumento Histórico Nacional. Hoy, a más de 150 años de su apertura, este lugar sigue adelante con sus actividades, recibiendo a una cantidad de turistas de todas partes del país, y del exterior también. El ciclo “Voces Anónimas” que conduce Guillermo Lockhart (VTV), realizó hace unos días emisión especial en base a lo que ocurre en este lugar.
RUIDOS EXTRAÑOS
Del relato del programa se indica que el hotel, -al igual que a muchas construcciones antiguas-, se lo relaciona con lo sobrenatural. Al parecer, una cantidad de testimonios y anécdotas sugieren que el Hotel Concordia está habitado por algunas entidades .Varios huéspedes pidieron para ser cambiados de habitación por algunas situaciones que vivieron dentro de las mismas. Son varios los relatos inexplicables que giran en torno al hotel, pero hay una habitación, la 32, que es señalada como diferente a las demás. Se escuchan claramente ruidos de pasos que recorren la habitación de un lado a otro, y cuando van a ver quién es que está allí dentro, ingresan y en ese momento descubren que no hay nadie. Los funcionarios del hotel también cuentan que algunas veces, al pasar por la puerta de la habitación 32, se escuchan suaves murmullos de hombre, que luego, al abrir la puerta desaparecen como por arte de magia.
UNA HABITACIÓN ESPECIAL
Pero el encanto especial de ese cuarto misterioso del Hotel Concordia parece tener una explicación. Sucede que el 23 de octubre de 1933, en la habitación número 32 del Hotel Concordia, se hospedó nada más ni nada menos que Carlos Gardel, quien vino a Salto acompañado de su orquesta para dar un gran Show en el Cine y Teatro Ariel. Según cuentan los historiadores salteños, Carlos Gardel disfrutó muchísimo de aquella estadía en la ciudad. El recuerdo de aquella visita fue tan grato, que las autoridades del hotel decidieron dejarla tal cual quedó luego de la estadía del mago. Y así fue como la habitación 32 permaneció intacta hasta el año 1999, cuando se inauguró en ese mismo lugar un museo Gardeliano. Allí se pueden apreciar algunas pertenencias del zorzal criollo, u objetos relacionados a su carrera artística; por ejemplo, se puede ver un viejo un baúl en el que Carlos Gardel trasladaba su vestuario, una vieja victrola, algunos sombreros antiguos, una radio, discos de vinilo y fotografías, entre otras cosas.
SE LO ESCUCHA CANTAR
Este museo gardeliano que hoy se encuentra en la habitación 32, es visitado por muchos turistas, y tanto ellos, como el personal del hotel, cuentan que allí suceden cosas muy extrañas, todos relacionan lo que sucede con el fantasma de Carlos Gardel. Esos murmullos que se escuchan, los pasos que lo recorren de lado a lado, son para muchos, manifestaciones del zorzal criollo. Algunos huéspedes, incluso, aseguran haber visto al mago sentado sobre la cama de la habitación 32, pero cuando volvieron para chequear aquella visión imposible, el cantante de tango ya no estaba.