viernes 30 de septiembre, 2022
  • 8 am

Recoger los perros y ponerlos en refugios tampoco es la solución

El día lunes, el escritorio Otto Fernández realizó en el local Parada Fariña, una jornada sobre Seguridad Rural, donde la problemática de los perros y los daños a los ovinos estuvo dentro de la temática tratada, debido a que la zona donde está ubicado el local ha estado golpeada por perros sueltos.
El Jefe de Estado Mayor de Artigas, Comisario Mayor Walter Rafael De los Santos Irrazabal, señaló que la Jefatura de Policía de Artigas realizó un relevamiento de la cantidad de perros y su condición en la zona, donde se detectó que un gran porcentaje de los canes en los predios están sin identificar.
«Tenemos que ser sensatos, tenemos que tener registrados los perros, así como tenemos todos los animales de producción ingresados al sistema del SNIG, también los perros que nos cuidan y que son de trabajo tienen que estar registrados» dijo.
El jerarca policial señaló que se ha «verificado que muchos perros quedan sueltos en los establecimientos y todos sabemos que en cierta etapa del año los animales tienen esa tendencia de salir a caminar, de juntarse y hacer jauría, y ahí es donde se nos complica la cosa, máxime cuando tenemos animales de ciertas razas que no son de trabajo en el campo».
El Comisario Mayor Walter De los Santos dijo que «hay necesitamos la colaboración del productor, de afinar el ojo, y le pedimos al productor que de ser posible que lo deje encerrado o atado, porque son un tipo de raza que tienen tendencia a salir a morder animales».
El Dr. Horacio de Brum, especialista en Derecho Agrario, participó de dicha reunión y sobre este tema dijo en primer lugar que «el Artículo 125 y siguiente del Código Rural de 1942 establece que ante determinadas situaciones el productor puede dar muerte a un perro». Al mismo tiempo indicó que la misma Ley de Bienestar Animal dice que «se puede sacrificar perros ante determinadas situaciones, cuando está en peligro la vida de otros animales o la vida de la persona».
Al profesional aclaró «yo no vengo a decir que hay que matar perros, lo que digo es lo que dice la legislación y es muy importante saber cuáles son los derechos que tenemos como productores y cuáles son las obligaciones».
De Brum, recordó que el Instituto Nacional de Bienestar Animal tiene en sus competencias «crear programas para solucionar el problema de los perros», en este sentido dijo que «están con un programa de castración, chipeo, etcera, que se viene avanzando». Desde su punto de vista dijo que «eso evidentemente no es suficiente si estamos hablando de jaurías de perros».
El profesional dijo no tener dudas en que las medidas adoptas por el INBA tendrán resultados a mediano y largo plazo, pero que indicó que no son las medidas que el productor necesita en lo inmediato. Al respecto señaló que el Alcalde de Sarandí del Yí «hizo un albergue para perros, eso es una cosa buena, quizás se puede replicar en otros lugares para ver cómo funciona».
El Director Departamental del MGAP; Ing. Gonzalo Jaureche, estuvo presente en la reunión y fue consultado respecto al ataque de los perros. En este sentido dijo que «el control de los perros no es tan fácil como se piensa, es un tema muy sensible, y la sociedad civil es la que tiene que empezar a tener una mayor preponderancia en el tema y entender que no es una problemática del Estado y mucho menos del Instituto de Bienestar Animal, sino que es una problemática de la sociedad».
El funcionario del MGAP, dijo que debe existir un cambio en la mirada del problema, «si pensamos que es el Estado el que tiene que solucionar, que es la Policía la que tiene que solucionar, es una lucha ya perdida. Falta una accionar mucho más fuerte desde la sociedad civil».
Sobre la recolección de los perros y el traslado de los mismos a un refugio, Jaureche señaló que «encerrar los perros no es la solución». En este sentido dijo que «la Intendencia de Artigas financia la ONG, SOS Animal, que actualmente tiene alrededor de 100 perros en cautiverio prácticamente, cuesta 50 dólares por perro, o sea que la intendencia gasta 5.000 dólares por mes, encerrar los perros no es la solución, después que los encerramos que hacemos».
El director departamental del MGAP en Artigas, dijo que «en el departamento hay por lo menos 35000 perros, en la calle o sueltos habrá 3.000 o 4.000 perros», por lo que preguntó a los productores presentes en la reunión «¿quién financia tener esos perros encerrados?» por lo que remarcó que «es un verdadero problema de la sociedad. Si esperamos que lo resuelva el Estado estamos perdidos».