lunes 3 de octubre, 2022
  • 8 am

El intendente Lima realizó un reconocimiento al Club Atlético Universitario

El Intendente de Salto Andrés Lima realizó un reconocimiento al Club Atlético Universitario de Salto, conocido como la «U», institución con una larga trayectoria que este año alcanzó el vicecampeonato en la Copa Nacional de clubes de OFI.
Durante el acto, realizado en el Palacio Córdoba, el coordinador de Deportes de la Intendencia, Rafael Sosa Pintos, felicitó a la directiva y al plantel y dijo que es un orgullo para Salto ser representado de esa manera.
Por su parte, Lima destacó el gran esfuerzo de la institución y el profesionalismo para plantarse de igual a igual frente a cualquier institución deportiva del país. «Nos parecía que era importante hacer este reconocimiento, porque no es sencillo para los clubes del norte del país, se necesitan muchos recursos para poder competir». Al tiempo de entregar una placa al presidente de la comisión directiva, el intendente señaló que «este gobierno reconoce y felicita la labor, tanto a la dirigencia como a los jugadores, que son los están en la cancha y definen los partidos, y también a la hinchada».
Desde la intendencia, sostuvo Lima, «promovemos el deporte, tratando de realizar mejoras en las instituciones deportivas del departamento, porque entendemos que es un valor fundamental». En ese sentido, también destacó la mirada a futuro del club Universitario y su apuesta a realizar inversiones, como es el caso de la colocación de césped sintético en sus instalaciones.
El presidente de la comisión directiva del club, Edgardo Revello, agradeció el gesto del Intendente y dijo que es un reconocimiento para todo el club, porque son muchas personas las que participan del proceso. En la oportunidad, Revello reflexionó sobre el resultado adverso de la final y señaló que «muchas veces se tiende a pensar que el triunfo es lo que nos hace sentir la sensación de alegría, pero de las derrotas también se aprende mucho. Universitario demostró que ante la adversidad no bajamos los brazos. Aunque no se haya logrado el resultado final, tenemos la tranquilidad en la conciencia y en el corazón de haber dejado todo. Estoy tan orgulloso como si hubiéramos ganado la copa, dejamos una demostración de cómo plantarse no solo en la cancha, sino en la vida».