sábado 10 de diciembre, 2022
  • 8 am

Oferta presiona la demanda de carne ovina en Brasil y caen los precios del ovino en Uruguay

El frigorífico Dayman Meat (Sidercol) trabaja en la faena de ovinos, con destino a Brasil y mercado interno. El Cr. Sebastián Juanena, integrante de la firma, indicó que en setiembre del año pasado la planta fue adquirida por capitales brasileños y ha procesado hasta el momento 100.000 animales, en una planta que posee una capacidad entre 600 y 800 animales día. Explicó que hasta hace dos meses la empresa operó en todas las categorías, principalmente ante la demanda desde Brasil, obviamente a precios diferenciales.
Respecto a la demanda actual, indicó que para el mercado interno se comercializa carcasas de hasta 15 kilogramos, que se distribuyen en Montevideo y Ciudad de la Costa principalmente. Desde Brasil se demanda un cordero pesado con carcasas ente 15 a 20 kilogramos, sin embargo indicó que actualmente se encuentran sin negocios a este destino.
El integrante de Dayman Meat dijo que «la realidad es que la industria ovina uruguaya es manejada por dos frigoríficos y eso hace mal a la industria». Explicó que ante la menor demanda de China, las principales empresas uruguayas han destinado su producción a Brasil, haciendo así una presión sobre los precios, por lo que actualmente la producción se destina al mercado interno.
«Salieron a vender nuestra carne en Brasil a precios muy inferiores y a los 15 días el mercado uruguayo está caído. No es un monopolio, pero pega en el palo y para nosotros que somos chicos eso hace que no podamos defender al productor, porque no podemos vender a los precios que ellos proponen» explicó.
Juanena señaló que actualmente se está trabajando únicamente hacia el mercado interno y en este sentido indicó que los corderos hasta 14 kilos de carcasa se pagan en base a valores de consignatarios, en tanto que los corderos que se pasan de esa referencia de kilos tienen una baja de 10 centavos. Dijo que la intención de la empresa es lograr una interacción con los productores de manera de lograr una articulación de logística que permita la carga de pequeños lotes de corderos de varios establecimientos.
Dentro de esa interacción, el industrial remarcó la importancia de que el productor conozca las características de la demanda y los momentos del año en los que la misma se registra. Explicó que existen casos donde el productor quiere vender corderos de 20 kilos de carcasa y la demanda no está solicitando ese producto, por lo que remarcó la importancia de que el productor conozca los momentos donde la demanda este presente.
Además del momento de la demanda, Juanena dijo que el cordero debe tener una determinada cobertura de grasa. «Cordero flaco no se coloca ni en Salto, ni en Artigas, Montevideo o Brasil. El cordero flaco es pérdida directa al frigorífico» dijo.