miércoles 30 de noviembre, 2022
  • 8 am

Lima encabezó reunión de intercambio con vecinos de barrios Dickinson, Umpierre, Chinchurreta y Barbieri

Esta semana se realizó una reunión informativa y de intercambio de ideas entre vecinos de los barrios Dickinson, Umpierre, Chinchurreta y Barbieri, los equipos técnicos de la Intendencia de Salto y la Consultora LKSUR. Esta consultora, seleccionada por licitación, será la encargada de desarrollar el proyecto ejecutivo para el mejoramiento urbano de los mencionados barrios, que será presentado al Fondo de Desarrollo del Interior (FDI) de OPP. El intercambio y la comunicación con los habitantes de estos barrios, apunta a conocer de primera mano su experiencia y problemáticas, y así enriquecer el estudio territorial.
INSTANCIA FRUCTÍFERA
La reunión tuvo lugar en la capilla San Cayetano y contó con la presencia del intendente de Salto Andrés Lima y el director de Obras Elbio Machado. Estuvieron presentes, por parte de las comisiones y grupos de vecinos, Juan José Díaz por barrio Barbieri, Santiago Bidart por barrio Umpierre, Lorenzo González por Chinchurreta y Pedro Farías por la Comisión Vecinal de barrio Dickinson. Fue una instancia fructífera de intercambio y quedó planteado que las comisiones vecinales transmitan a los técnicos los planteos de cada barrio.
PLANIFICACIÓN QUINQUENAL
La iniciativa se enmarca en la planificación quinquenal de la dirección de Obras de la Intendencia para mejoramientos en barrios que ya tienen cierta infraestructura urbana.
En este caso, se propone realizar obras que incluirán mejoras viales, riego bituminoso, cordón cuneta, manejo de pluviales, veredas de hormigón, alumbrado y acondicionamiento de espacios públicos, entre otros.
OBRAS A FINES DE 2023
En la oportunidad, Andrés Lima aclaró que «las obras van a comenzar a fines de 2023, pero antes de eso, en los próximos meses, vamos a generar más instancias de intercambio y reuniones, para seguir mostrando los avances del trabajo». El intendente enfatizó la importancia de contar con las apreciaciones y la experiencia de quienes viven en los barrios, sobre todo teniendo en cuenta que «hay 35 metros de desnivel desde la parte más alta, contra avenida Reyles, y la parte baja, contra la cañada. No es sencillo armar este proyecto y que las obras queden bien y duren. Somos conscientes de las dificultades en caso de lluvias abundantes, así que esperamos que nos acerquen sus propuestas. Será una inversión muy grande y queremos que el resultado sea bueno y que perdure en el tiempo, hay que tener muchísimo cuidado. Estamos haciendo el trabajo con mucha seriedad, entre todos vamos a poder hacer buenas obras, que mejoren la calidad de vida», sostuvo Lima.