viernes 27 de enero, 2023
  • 8 am

Miles de yeguas preñadas son maltratadas para extraerles hormona utilizada en industria porcina

Por Andrés Torterola.
El Diputado Cesar Vega del Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI), informó a CAMBIO sobre una práctica que se viene utilizando en Uruguay y Argentina, el procedimiento consiste en la tortura de más de 10 mil yeguas de nuestro país. La forma utilizada es preñando a las yeguas para la extracción de una hormona, se le hace extracción de 10 litros de sangre durante varias semanas, para aprovecharla más le provocan un aborto y se las vuelve a preñar, ese procedimiento se utiliza durante cuatro o cinco años de su vida hasta que el animal queda en muy mal estado, muere o se la envía a un frigorífico. Vega recordó que la Ley de Protección Animal hace referencia a que todo tenedor a cualquier título de un animal deberá: Mantenerlo en condiciones físicas y sanitarias adecuadas proporcionándole alojamiento, alimento y abrigo en condiciones adecuadas a su especie, de acuerdo con las reglamentaciones establecidas por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), y las pautas de la Sociedad Mundial para la protección de los animales».
30 AÑOS DE MALTRATO
Desde hace alrededor de 30 años se realiza el sangrado de yeguas con fines comerciales. En el año 2015 las asociaciones internacionales Animal WelfareFoundation (AWF) del Reino Unido y la suiza TierschutzbundZürich (TSB) documentaron el maltrato que sufre el ganado equino en Uruguay al realizarse esta práctica en yeguas preñadas para la extracción de sangre, con el fin de obtener la hormona gonodotropina coriónica equina, lo cual solo se consigue en un animal preñado entre el día 40 y el 130 de preñez, al ser tan breve el tiempo se extraen cerca de 10 litros de sangre por semana para obtener la mayor rentabilidad posible. «Habitualmente se extrae sangre a las yeguas preñadas, 3 veces a la semana, entre los meses de diciembre y abril» Cuando lo recomendable para que el animal no tenga consecuencias desde el punto de vista sanitario, es como máximo entre 12 a 16 cc por kg de peso, es decir 6 a 8 litros cada 30 días para un animal de 500 kg.
5 VECES MÁS
Por lo tanto, en el Uruguay en este momento se está sacando más de 5 veces de lo recomendado. Terminado el período del que se le puede extraer sangre, se obliga a abortar de forma violenta a la yegua, produciendo un estrés más al animal y dejando morir el feto.
De acuerdo a denuncias públicas que se han realizado en los últimos meses, los establecimientos no estarían cumpliendo con la normativa relacionada con la habilitación sanitaria obligatoria para establecimientos dedicados a la producción de hemoderivados en equinos. La hormona mencionada se usa principalmente en la industria porcina para el tratamiento de infertilidad, inducción de ovulación y superovulación, así como para la regulación del ciclo estral en diferentes especies. Ahora la productividad derriba todas las barreras éticas, Esto se realiza en el continente americano únicamente en Argentina y Uruguay. La Unión Europea no lo hace en su territorio. Cuando nos enteramos de esta situación presentamos inmediatamente un proyecto de ley que tiene que ser votado por todos los legisladores a riesgo de ser tratados de cobardes si no lo votan, subrayó Vega