sábado 2 de marzo, 2024
  • 8 am

Designación de titular de Fiscalía de 3er turno genera expectativas en la aclaración de crimen

Por Andrés Torterola
Cuatro años después de su asesinato no hay detenidos, Alicia Guedes sobrina del occiso dijo a CAMBIO que el 24 de enero se cumplió un año más del asesinato de su tío Carlos María Alves y no hubo avances en la investigación. Alves era jubilado tenía 73 años y vivía en una vivienda de Mevir ubicada en la localidad de Cerros de Vera, fue asesinado de dos puñaladas, su cuerpo tenía 17 cortes, vecinos del lugar escucharon ruidos y discusiones, pero nunca declararon y no se habló más sobre el tema.
CONFIANZA EN LA FISCAL
CAMBIO entrevistó al Dr. Pablo Cavalo -abogado de la familia- quien dijo que la investigación tuvo un retraso debido a una serie de circunstancias. En primer lugar, que hasta el 31 de enero está vigente la feria judicial, solamente funcionan los juzgados especializados en violencia de género, doméstica o sexual, en sede penal la flagrancia o lo que actúen los fiscales que están de turno. También afecta la investigación los diferentes movimientos que realiza el Ministerio del Interior, ya que el equipo de trabajo que participó en las tareas de investigación primaria cuando se cometió el homicidio, no está más, ya sea por traslados o ascensos, eso significa que otro grupo de funcionarios deberá ser designado y volver a recolectar pruebas y familiarizarse con el caso. Lo mismo sucede con la Fiscalía General de la Nación, la de tercer turno que tiene a cargo la investigación del homicidio no contaba con fiscal titular. A fines del año pasado fue designada la Dra. Marcela Fachelli, luego de una reunión la fiscal solicitó un tiempo para trabajar la carpeta, conocer la historia, también la prueba y a partir de ahí continuar con la investigación.
DETERMINAR EL RESPONSABLE
La fiscal determinará otros elementos probatorios que se pueden solicitar, avanzar la formalización de la investigación, ver si se puede determinar un responsable o archivar el caso. La escena y el lugar donde se cometió el crimen, es un paraje rural con pocos habitantes donde no había prácticamente testigos y no hay cámaras de seguridad que permitan tener una imagen de un eventual responsable.