miércoles 29 de mayo, 2024
  • 8 am

¿Que esperar del campo natural en la primavera 2024?

En medio de la incertidumbre climática que caracteriza a la producción agropecuaria en Uruguay, los productores y técnicos del sector se encuentran anticipando lo que será la próxima estación. ¿Qué podemos esperar del campo natural para la primavera 2024? Esta es la pregunta que muchos se plantean, y para responderla, el Ingeniero Agrónomo Alejandro Terra, del Instituto Plan Agropecuario, realizó un análisis detallado basado en datos históricos y herramientas tecnológicas de vanguardia, que se publicó recientemente en la última edición de la revista de la institución.
Contexto Climático y Herramientas de Análisis
Terra comenzó señalando el contexto climático de los últimos dos años donde señaló que la producción ha sido marcada condicionantes extremas del clima: desde sequías prolongadas hasta periodos de crecimiento excepcional. Este contraste ha puesto de relieve la necesidad de contar con herramientas que permitan anticipar y gestionar los riesgos asociados a la variabilidad climática.
En este sentido, indicó que el Visualizador de crecimiento de pasturas emerge como una herramienta invaluable, según el profesional. Alimentado por datos de seguimiento forrajero satelital, esta plataforma proporciona información detallada sobre el crecimiento del pasto en diferentes regiones del país a lo largo de más de dos décadas. Con más de 400 mil hectáreas monitoreadas, esta herramienta ofrece una visión panorámica del comportamiento del campo natural uruguayo.
Primavera 2024: Continuidad de altas tasas de crecimiento
Basándose en los datos recopilados por el Visualizador, Terra anticipa que la primavera 2024 mantendrá las altas tasas de crecimiento observadas en los últimos meses. El buen inicio de otoño, caracterizado por condiciones favorables de humedad y temperatura, sienta las bases para un período de crecimiento estable en los pastizales.
Uno de los aspectos más destacados del análisis es la estacionalidad en la producción forrajera. Se observa que la primavera emerge como la época más estable, con un coeficiente de variación del 6%. Esta estabilidad contrasta con la variabilidad observada en otras estaciones, especialmente en verano, donde el coeficiente de variación alcanza el 19%.
Esta información histórica no solo es crucial para comprender las tendencias a corto plazo, sino que también proporciona una base sólida para la planificación estratégica de la disponibilidad de forraje a lo largo del año.
Aprovechar el Excedente y Prepararse para el Futuro
Tras un verano favorable y un inicio de otoño prometedor, los sistemas productivos uruguayos se encuentran en proceso de recuperación. Sin embargo, el Ingeniero Terra Natero hace hincapié en que aún queda mucho por hacer para lograr una completa recuperación tanto en términos productivos como económico-financieros.
Una de las principales recomendaciones es aprovechar el excedente de forraje observado en los predios. Reducir costos de producción y aumentar el peso de venta de los animales son medidas clave que pueden contribuir significativamente a la recuperación económica de los sistemas. Esta estrategia no solo permite maximizar la rentabilidad en el corto plazo, sino que también fortalece la resiliencia de los sistemas frente a futuras incertidumbres climáticas.
Previsión para el Verano 2024/25
Si bien las perspectivas para la próxima primavera son alentadoras, el futuro presenta desafíos adicionales. Los pronósticos indican la posibilidad de un verano 2024/25 caracterizado por la escasez de agua, lo que podría tener un impacto significativo en la producción agropecuaria.
Teniendo en cuenta que los veranos son la época más errática en términos de producción forrajera, es fundamental tomar medidas anticipadas para mitigar los efectos de una posible sequía. El seguimiento forrajero satelital proporciona una herramienta invaluable para monitorear la evolución de los pastizales y ajustar la gestión de los recursos de manera proactiva.