domingo 26 de mayo, 2024
  • 8 am

Sindicato Policial pide la renuncia de Ayuto por medida de cambio en horarios laborales

Por Andrés Torterola
El pedido de renuncia al Jefe de Policía de Salto, Comisario General Carlos Ayuto, realizado por el sindicato de la Policía Nacional (SIPOLNA), fue entregado al secretario del Ministro del Interior el día de ayer, 19 de abril.
PREOCUPACIÓN
En conversación con CAMBIO el sindicalista, Fabricio Ríos, explicó que Ayuto lleva tiempo intentando modificar el horario de trabajo de los policías en la zona rural. Durante la gestión del ex Ministro Jorge Larrañaga, esta propuesta no pudo materializarse debido a la falta de condiciones favorables para implementar horarios extendidos. A pesar de ello, Ayuto persistió en su intento año tras año. El sindicato expresa su preocupación por esta situación, ya que considera que el cambio de horario propuesto por Ayuto podría afectar negativamente las condiciones laborales de los policías en la zona rural.
400 HORAS POR MES
Durante el período 2015-2020, el sindicato mantuvo una relación de diálogo con el entonces jefe de Policía, Oldemar Avero. Este periodo se caracterizó por tensiones debido a la carga horaria de los policías, tema que fue objeto de un estudio exhaustivo. Los resultados revelaron que los efectivos estaban sometidos a una carga laboral significativamente mayor de lo estipulado en sus contratos, alcanzando hasta 400 horas por mes en lugar de las 192 horas acordadas inicialmente. Este exceso de horas de trabajo no solo generaba agotamiento físico y mental en los policías, sino que también tenía un impacto económico negativo, ya que los efectivos perdían horas adicionales del servicio 222. Esta situación no solo afectaba el bienestar financiero de los trabajadores, sino que también incidía en su vida personal y familiar.
SIN ABUSAR DE LOS POLICÍAS
Un aspecto particularmente desafiante era la organización familiar de aquellos policías que eran parejas. Los horarios de trabajo que implican tres días consecutivos de servicio obligan a estos funcionarios a reorganizar sus vidas personales y familiares, lo que añadía una capa adicional de complejidad a la situación. Ríos dijo que se puede realizar la misma gestión sin tener que abusar de los policías. Indicó además que están trabajando en la comisión de salud mental en conjunto con personal del Ministerio, ya que el año pasado se registraron 33 casos de suicidio de policías, y este año ya van cinco. Estos números son alarmantes y no deben ser minimizados, ya que evidencian un problema real dentro de la policía. El enfoque que propone Ayuto no concuerda con la línea de trabajo que se está llevando adelante.