lunes 20 de mayo, 2024
  • 8 am

Pediatras advierten cuidados en niños ante circulación del virus sincicial respiratorio (VSR)

El brusco cambio de temperatura viene generando varias consultas a nivel de policlínicas y en emergencia por cuadros en niños vinculados al VCR, llamado virus sincicial respiratorio. Desde la Sociedad Uruguaya de Pediatría (SUP) se hace especial hincapié en la prevención fundamentalmente en los niños menores a los dos años de vida ante la llegada de bajas temperaturas que en forma brusca suele ser un motivo de aumento de las afecciones respiratorias, especialmente bronquiolitis. En ese sentido también emite una serie de consejos a los padres para evitar que los niños enfermen y mantener la prevención durante la estación otoño-invierno.

EL VCR

El VSR es el principal agente causal de infección respiratoria aguda en lactantes y niños pequeños. Si bien la mayoría de estos casos corresponden a cuadros leves, se estima que el 20-30% puede desarrollar compromiso respiratorio bajo (bronquiolitis o neumonía) durante la primoinfección y evolucionar a formas potencialmente graves. El VSR se transmite a través de las secreciones respiratorias (gotitas) que las personas infectadas diseminan cuando tosen o estornudan y por contacto directo. Todos los años durante los meses de otoño/invierno, se produce un aumento en la circulación del VSR que genera un incremento en las consultas pediátricas ambulatorias y de las internaciones, especialmente de niños y niñas menores de 1 año. El VRS a menudo se disemina muy rápidamente en hogares habitados por muchas personas y en guarderías. El virus puede vivir durante varias horas en superficies duras como encimeras y picaportes. También puede vivir en superficies blandas como pañuelos y manos durante períodos más cortos.

SÍNTOMAS

Los síntomas aparecen de 4 a 6 días después de infectarse con el virus. Los síntomas pueden variar, dependiendo de la edad. Secreción nasal, tos, estornudos, fiebre, sibilancias. En los bebés más pequeños, los únicos síntomas pueden ser: irritación, actividad reducida, comer y beber menos, problemas para respirar. Los bebés más pequeños también pueden tener síntomas más graves y con frecuencia son los que tienen la mayor dificultad para respirar: Dificultad para respirar o respiración agitada, aleteo nasal, respiración rápida (taquipnea), falta de aliento, sonidos de chiflidos (sibilancias). Cualquier problema respiratorio en un bebé es una emergencia médica. Busque atención médica de inmediato.

PREVENCIÓN

Los médicos emiten consejos a los padres para estos días en que se comienzan a disparar las consultas y sobre todo en lo que respecta a cuadros que pueden indicar problemas respiratorios.

-Lavarse las manos muchas veces al día con jabón y agua corriente durante al menos 20 segundos. Se aconseja hacerlo antes de comer o preparar comida, después de usar el baño y después de toser, estornudar o sonarse la nariz. Use un desinfectante de manos a base de alcohol (al menos un 60% de alcohol) si no hay jabón y agua disponibles.

No compartir artículos personales como tazas, utensilios de comida, toallas o ropa de cama. Lave cualquier artículo que haya utilizado con jabón y agua.

Limpiar todas las áreas de «alto contacto» en el hogar, como picaportes, accesorios de baño y cocina, baños, teléfonos, tabletas, encimeras y otras superficies. Use un aerosol de limpieza doméstico y siga las instrucciones de uso.

Tome medidas para limpiar el aire en su hogar. Puede hacerlo abriendo las ventanas, la ventilación es una de las principales medidas de prevención para los virus como el RCV.