Viernes 16 de abril, 2021
  • 8 am

Desarrollo del subdesarrollo II

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

52 opiniones

Téc. Univ. Gustavo Chiriff
1001- Frente Amplio
Retomando la temática abordada en columna del viernes 19 pasado, respecto a la concepción del desarrollo del subdesarrollo y desde un análisis del departamento, es interesante ver que en realidad el “desarrollo económico salteño” ha sido y es aún generado por el mismo proceso histórico que genera también el desarrollo económico: el desarrollo del propio capitalismo en Uruguay. Un proceso que paso de una etapa de principios de siglo pasado donde la pujante economía salteña se generaba a través de la producción ganadera, con un fuerte vinculo en la manufactura de sus productos, donde las curtiembres y saladeros fueron el motor en este proceso, para derivar a mitad de siglo, acompañando el crecimiento que tuvo Uruguay en términos económicos producto de la propia Segunda Guerra Mundial , el desarrollo importante que se produjo en la Horti-fruticultura del departamento, tanto en los mercados internos, como en la exportación, siendo la producción citrícola la que vanguardizara este proceso.
Un capitulo aparte fue la obra binacional de la represa de Salto Grande, donde miles de salteños, tanto en forma directa e indirecta, se vieron beneficiados en la generación de empleo, además de verse incrementado en esos años el PBI departamental y su derrame en cientos de comercio, con el aumento del gasto, en la década del 70 y buena parte de la década del 80 y 90.
Los procesos de producción identificados en la economía salteña, muestran en la siguiente grafica de desempleo esos vaivenes, donde vemosque, en los últimos 13 años, el desempleo en Salto está por encima del desempleo del país, donde a fines del 2020 se ubica en un 50 % por encima del total del país.
Fuente: Instituto Nacional de Estadística.
Sin dudas que hay que pensar que inversiones y que desarrollo queremos para Salto, porque ninguna economía puede ser pensada fuera de la sociedad en la que está, pensar que «la economía es la locomotora de la sociedad» es un grave error, la economía responde a la reproducción de la vida de las personas que vivimos aquí. Las relaciones de mercado se forman en cada economía bajo la influencia de lasrelaciones dominantes en la sociedad –económicas y no económicas–, y también lasreflejan. Desde que Adam Smith fundamentó laexistencia de la «mano invisible» del mercado para defender los intereses dominantes enla sociedad, y hasta nuestros días, no basta con una sola mano; de hecho, laseconomías modernas emplean las dos: la invisible de los mercados y otra bien visible, ladel Estado. Es fundamental el rol del estado en el control y direccionamiento de las inversiones y el desarrollo en el territorio y en nuestro caso particular, que las inversiones que aterricen en nuestro departamento, no solo sean un negocio financiero, si no que la plusvalía y el plusvalor que generan, vayan a beneficiar a sectores desprotegidos y vulnerables de nuestra sociedad, dándoles oportunidad de mejorar su calidad de vida, perspectiva que hoy desde este modelo económico existente, está lejos de concretarse.