jueves 6 de octubre, 2022
  • 8 am

Situación del turismo interno y doméstico

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

12 opiniones

Por Gustavo Chiriff
Cuando conceptualizamos algunos términos, como turismo interno o turismo doméstico, se debe de marcar las diferencias en los mismos. Desde nuestra perspectiva, definimos el turismo interno, como los viajes que realizan los uruguayos para su disfrute del tiempo libre dentro de nuestro territorio y específicamente al turismo doméstico, a los desplazamientos de corta distancia, incluso dentro del departamento, para el disfrute de los atractivos existentes.
La región litoral uruguaya está viviendo una crisis importante en estas dos modalidades de turismo y esto es en gran medida a la diferencia de precios con respecto a la Argentina y por otro lado por la pérdida de poder adquisitivo de la clase media y baja uruguaya, que en estos dos últimos años ha visto encarecer el costo de vida.
Cada fin de semana (mas aun lo fines de semanas largos) y los feriados, vemos como se forman largas colas en los tres puentes que nos unen con la República Argentina, donde miles de uruguayos van en modalidad de paseo y compras, a distintos destinos de ese país. La oferta de alojamientos y la gastronomía tienen precios cuatro veces menores a los ofertados en esta orilla, sumado a esto las notorias diferencias en los combustibles, hacen un atractivo combo para que miles de uruguayos opten por hacer turismo en Argentina. Si bien las diferencias cambiaras siempre existieron, la brecha que tenemos hoy es la más importante en los últimos 20 años, por lo que acrecienta los flujos turísticos al vecino país.
La práctica del Turismo, es un consumo suntuoso, que lo realizan las personas luego de satisfacer sus necesidades básicas. En Uruguay, el turismo interno y el doméstico crecieron exponencialmente en los últimos 15 años, producto de varios factores: una mayor accesibilidad a los servicios, los avances tecnológicos que permitieron la realización de prácticas de turismo mucho más personales e independientes y de las mas importante, el crecimiento del salario real que se extendió desde 2005 a 2019, permitió que miles de trabajadores uruguayos pudieran acceder a disfrutar de su licencia, vacacionando en distintos destinos del país. Esta tendencia de crecimiento del salario real, se interrumpió a partir del 2020, registrándose en estos dos años y medio una caída de casi el 5%, lo que influye en el poder de compra a la hora del gasto turístico.
Todo el sistema turístico se vio tremendamente afectado por las consecuencias de la pandemia, sobre todo en la restricción de la movilidad y las disposiciones sanitarias impuestas. En esta etapa de postpandemia, donde se esperaba una recuperación mucho más acelerada de la demanda, estos factores para nada ayudan, sobre todo en nuestra región. Es necesaria la intervención del estado para frenar esta caída y en dos aspectos que dinamicen los flujos turísticos internos: por un lado, implementar una política de precios de frontera que contemple a los servicios turísticos, con beneficios reales para los extranjeros como para los propios uruguayos, incentivando el turismo interno y doméstico, quien es el que sostiene fuertemente la oferta. Por otro lado, está la política económica de este gobierno de coalición que a sumergido a miles de uruguayos en una situación de menor poder adquisitivo, tanto en sueldos como en pasividades. Es necesario implementar una política de empleo seria y una real recuperación salarial para que dinamice la economía.