lunes 4 de marzo, 2024
  • 8 am

Los zapallos se van acomodando

Fulvio Gutiérrez
Por

Fulvio Gutiérrez

194 opiniones

Por el Dr. Fulvio Gutiérrez
La actividad política de nuestro país, viene calentando los motores. Un día sí y otro también, surgen diversas declaraciones sobre la interna de los partidos políticos, y las posibilidades de sus eventuales presidenciales. Es que a dieciséis meses de las elecciones nacionales, “se le están viendo las patas a la sota”. Falta poco y falta mucho, dependiendo de quién mire la situación. Un breve análisis, aunque parcial, viene bien.
La Intendenta de Montevideo Carolina Cosse, trabaja con el firme objetivo de ser electa candidata a presidente por el Frente Amplio y, confundiendo roles, trata de sacarle ventaja a su adversario en la interna Yamandú Orsi. Opina de cualquier cosa y en cualquier momento, llegando al extremo de enviarle una nota al Ministerio del Interior, recomendándole lugares de la ciudad donde colocar cámaras de seguridad. Ni corto ni perezoso, el Ministro aprovechó la oportunidad para advertirle que debía dedicarse a trabajar dentro de la competencia que como Intendenta tiene, y de paso recordarle que debía hace las podas necesarias para que los árboles no impidan que las cámaras tengan la visibilidad necesaria en lugares donde están instaladas. ¡Gol del Ministro! Después le hizo una “mejicaneada” a su correligionario Orsi, y se llevó para la Intendencia de Montevideo a una directora de la Intendencia de Canelones, que va a trabajar con ella a partir de diciembre, en tareas de coordinación ejecutiva en la Secretaría de Equidad Étnico Racial y Población Migrante ¡Vaya nombrecito! Pero además se la vio ofendida porque no fue consultada por el gobierno nacional que ha decidido hacer funcionar un tranvía entre El Pinar (Canelones) y Montevideo, cuyas vías urbanas estarán nada menos que en 18 de Julio, sin analizar que ese transporte es competencia de AFE y no del gobierno departamental. Zafó del insólito juicio político que le iniciaron ediles blancos, lo cual era obvio, pero todavía no de la denuncia por las irregularidades en el Antel Arena que tiene Fiscalía. Y eso sí es grave.
El Intendente local, Andrés Lima, también quiere ser presidenciable y ha comenzado a recorrer el país. En Artigas tuvo problemas porque de entrada realizó acuerdo con el referente de la lista 319 del Frente Amplio Ruben Lescano, quien le brindó todo el apoyo de su “maquinaria” electoral. De repente Lima cambió de caballo (vaya uno a saber por qué) en medio de la correntada, apoyando a un Edil que fue calificado por Lescano como “paracaidista”. El enojo de Lescano se tradujo en audios que circulan, en los que amenaza diciéndole a Lima que no podrá pisar nunca más aquel departamento. Pero Lima siguió armando su aspiración presidencial, y ha opinado sobre el dragado del río Uruguay, aunque eso es competencia de la ANP y de la CARU; dio su punto de vista positivo al canal de navegación en la costa argentina de la represa de Salto Grande, aunque eso tiene legislación internacional y estudios de la CTM de Salto Grande, y un Intendente nada tiene que ver ahí; y metió mano en el futuro puerto de barcazas (¿?) en la desembocadura del arroyo Itapebí, aunque eso tampoco es competencia departamental sino de la ANP. El asunto es moverse aunque sea de alcanza pelotas.
En el Partido Nacional, la buena noticia es que la presidenciable Laura Raffo ha recibido apoyo de parte de Alianza Nacional, y que con Delgado forman un interesante dúo de candidatos; y la mala noticia es que el caso Penadés viene realmente muy mal y ha obligado a varios de sus ex amigos a recular en chancletas, luego de haber manifestado su confianza en la inocencia del susodicho.
En el Partido Colorado, están en la dulce espera de la reincorporación de Bordaberry, y mientras tanto suenan como presidenciables Robert Silva, Adrián Peña, Tabaré Viera y Gabriel Gurméndez.
En Cabildo Abierto el presidenciable indiscutible es el Senador Manini, aunque tuvo que tragarse el sapo de la gestión ministerial de su esposa, lo que aún está en investigación. El golpe fue grande, pues del 10% de apoyo en la última elección nacional, ahora bajó al 4%.
En fin, como dijo el paisano, no apuremos el caballo y dejemos que con el andar, los zapallos se acomoden en el carro.