jueves 30 de noviembre, 2023
  • 8 am

Humanismo médico

Colegio Médico del Uruguay
Por

Colegio Médico del Uruguay

145 opiniones

Dra. María Jiménez Larre Borges
Consejo Regional Norte del CMU
El humanismo medico, es un paradigma de vida: Dado que se puede optar, tiene por centro al hombre, tiende al desarrollo multidimensional. Requiere de ayuda compasiva. La adopción de este paradigma es un verdadero compromiso, refiere Jordan Cohen.
Se expresa en la forma de vivir, en actitudes y comportamientos, un impulso interior que una vez incorporado se ejerce espontáneamente.
Implica motivación, convicción y un fuerte componente afectivo.
La causa de su vigencia en medicina seria en respuesta al enfriamiento de las relaciones entre médicos y pacientes. Creciente actitud de cinismo de muchos médicos hacia su profesión y hacia las personas que atienden. Fatiga, desilusión de los médicos por diversos motivos: estrés, burnout.
Los objetivos del humanismo muy resumidamente son:
1. Apertura a todas las dimensiones del hombre en el mundo y la naturaleza. Desarrollo de la curiosidad, la crítica y el impulse al Desarrollo multidimensional.
2. Apertura y cultivo del mundo del arte, de las letras y las ciencias. Búsqueda de la verdad y la belleza.
3. Practica de la ayuda compasiva a quien más lo necesita.
Los objetivos del humanismo medico serian, también resumidamente:
1. Apertura, consideración y respeto hacia todas las dimensiones del paciente integral con sus facetas: biológicas, psicológicas, afectivas, familiares y sociales.
2. Postura pro active hacia su recuperación, bienestar y consuelo y realización.
El fundamento de su aplicación en la medicina radica en que sería la única forma de mantener una tendencia espontánea a hacer el bien, el altruismo y la consideración del paciente como persona. Es la forma de recuperar el amor a la profesión y a los pacientes. Tiene una base afectiva moral, volitiva y racional. Es un compromiso y una tendencia interna que precede a la decisión racional.
Actividades formativas
Son actividades de tipo cognitivo, afectivo, vivencial y de auto-reflexión.
Se favorece el cultivo de la sensibilidad y la apertura espontánea hacia las personas como seres multidimensionales. A través de los propios sentimientos ante la desgracia ajena, hacia la medicina como actividad de servicio y hacia su proceso formativo. Recuperación de condiciones que permitan establecer y mantener el equilibrio de la vida, bienestar y desarrollo médico.
Estas actividades son del tipo expositivas (se invitan a expertos), lectura de textos, talleres de aprendizaje en pequeños grupos. Producción de trabajos escritos por alumnos. Trabajo de campo (en centros de asistencia médica) y Sesiones de cine. Entre otras.
“Me convencí, o decidí, mantener la llama del entusiasmo hasta el final, hay que ser compasivo con los pacientes, un guía apasionado pero expectante y un poco discreto con los que aprenden, hay que tratar de ser tolerante con todos”. Dr. Humberto Correa.