lunes 4 de marzo, 2024
  • 8 am

¿Por qué roncamos?

Colegio Médico del Uruguay
Por

Colegio Médico del Uruguay

157 opiniones

Dra. María Jesús Puche
Consejera Regional Norte del CMU
Los ronquidos son el resultado del flujo del aire que pasa por las vías respiratorias superiores durante el sueño. El sonido característico de los ronquidos se produce cuando estas vías respiratorias se estrechan parcialmente y vibran.
Las causas específicas de los ronquidos pueden variar de una persona a otra, pero generalmente se deben a factores relacionados con la anatomía y el funcionamiento de las vías respiratorias.
La roncopatía o ronquidos fuertes y persistentes durante el sueño pueden tener diversas razones las más comunes serían las siguientes:
1 Relajación de los músculos durante el sueño: Durante el sueño los músculos de la garganta y la lengua tienden a relajarse. Cuando estos músculos se relajan demasiado pueden obstruir las vías respiratorias y causar ronquidos.
2 Obstrucción nasal: La congestión nasal debido a alergias, resfriados u otros problemas respiratorios puede dificultar la respiración a través de la nariz, obligando a la persona a respirar por la boca y aumentando la probabilidad de roncar.
3 Obstrucción de las vías respiratorias superiores: El exceso de tejido en la garganta o el paladar blando puede estrechar las vías respiratorias lo que lleva a los ronquidos.
4 Posición al dormir: Dormir boca arriba puede hacer que la lengua y el paladar blando caigan hacia la parte posterior de la garganta, lo que puede obstruir las vías respiratorias y causar ronquidos.
5 Exceso de peso: El sobrepeso u obesidad puede contribuir al desarrollo de ronquidos al aumentar la cantidad de tejido en la garganta.
6 Consumo de alcohol y sedantes: El alcohol y algunos medicamentos sedantes relajan los músculos, incluidos los de la garganta, lo que puede aumentar la probabilidad de roncar.
7 Edad: A medida que envejecemos los tejidos en la garganta tienden a perder tono muscular, lo que puede aumentar la propensión a los ronquidos.
8 Anatomía facial: Algunas personas tienen una anatomía facial que predispone a los ronquidos, por ejemplo, tener un paladar blando largo, una mandíbula inferior corta, una base de lengua alta.
9 Fumar: El hábito de fumar puede irritar las vías respiratorias y aumentar la probabilidad de ronquidos.
10 Apnea del sueño: Los ronquidos también pueden ser un síntoma de la apnea del sueño, un trastorno en el que la respiración se interrumpe repetidamente durante el sueño.
Si los ronquidos son persistentes, fuertes o están acompañados de otros síntomas como la apnea del sueño, es recomendable consultar a un médico para una evaluación detallada y determinar el tratamiento adecuado.