jueves 18 de abril, 2024
  • 8 am

Los números rojos de Salto

Cecilia Eguiluz
Por

Cecilia Eguiluz

69 opiniones

Por Cecilia Eguiuz
Sin dudas los salteños somos orgullosos de nuestro departamento, de sus bellezas naturales, de la historia que nos transforma en pioneros en muchos aspectos y también de nuestro patrimonio. Además de eso, nos importa nuestro presente y sobre todo el futuro, ser una comunidad pujante en la que se pueda vivir bien y que las futuras generaciones vean a Salto como un destino laboral viable.
Lamentablemente, la realidad del departamento durante estos últimos veinte años nos ha dejado con números rojos en aspectos sustanciales, algo que debe obligar a esforzarnos más en todos los aspectos, a proyectar… es la única opción si queremos rescatar a Salto y a su gente, sobre todo sus jóvenes.
El problema del desempleo en Salto ya es estructural, casi dos décadas que estamos por encima del promedio país, pero también es preocupante la fragilidad del empleo, fundamentalmente en departamentos como el nuestro donde la informalidad y la zafralidad está tan arraigada.
Pero la falta de empleo sostenida en el tiempo trae aparejados otros problemas graves, uno de ellos es la pobreza.
En estos días el Instituto Nacional de Estadísticas dio a conocer los guarismos de pobreza, medidos en ingresos por persona del año 2023, arrojando un leve aumento, dónde pasamos de 9.9% a 10.1%. Algunos podrán tomar el histórico de los últimos años y entender que el aumento no es significativo, sobre todo si se toma en cuenta el crecimiento de este indicador durante la pandemia, pero existen otras variables que yo sí considero importantes para resaltar.
Este estudio del INE se hace en base a los ingresos “per cápita” que en Uruguay se dividen en 3 escalones: Montevideo, donde se considera un ingreso mínimo mayor al resto del país ($19.519), el Interior urbano (promediando $12.846) y el interior rural (promediando $8.774).
Todos aquellos cuyo ingreso esté por debajo de esos montos se considera que están bajo la línea de pobreza. Este escalonamiento del monto de los ingresos refleja el fenómeno que personalmente he denominado, desde hace mucho tiempo, “desigualdad territorial”.
Aún más triste, es ver que Salto se encuentra entre los cuatro departamentos con mayores índices de pobreza infantil, junto a Artigas, Rivera y Cerro Largo. Para mí, y por supuesto es una opinión muy personal, esto es algo inaceptable.
Algo similar ocurre si se analiza la pobreza por el método de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) donde, ya en 2012 en un informe para OPP sobre esta zona del país, se contabilizaba que 6 de cada 10 niños vivían con NBI. En resumen, más de la mitad de los niños en nuestro departamento no cuentan con lo básico para vivir.
Alarmante y preocupante como saber que en Salto hay entregados más de 10 mil planes del Mides, más de 11 mil (9.2%) residentes salteños son beneficiarios de los Bonos sociales de UTE, lo que nos ubica sólo detrás de Montevideo con 40 mil (2.6%) y Canelones con 30 mil (5.7%), pero si miramos los porcentajes en base a la población de cada departamento, Salto ocupa el 1er lugar, con casi un 10%.
Decir que el presente de este departamento es complicado es decir lo obvio, pero peor será su futuro si no hacemos algo para cambiarlo. Hay que encarar los grandes temas del departamento y ayudar para que entre todos podamos salir adelante y ser generadores de mejoras reales que llevarán mucho tiempo.