sábado 10 de diciembre, 2022
  • 8 am

Australia cerró la semana en alza y en Uruguay el mercado sigue parado

El mercado lanero australiano volvió a registrar subas en el Indicador de Mercados del Este (IME), en una semana donde la calidad de la lana ofertada continúa siendo la principal variable a la hora de definir los valores para cada micronaje.
El IME ganó 11 centavos y cerró a US$ 7,64 el pasado miércoles luego de dos jornadas de ventas. En la moneda australiana dicho indicador cerró en A$ 11,79, con una suba de 9 centavos.
Durante el primer día de ventas estuvieron operativos los centros de Melbourne y Sidney, recibiendo una muy buena demanda en las lanas por debajo de las 19,5 micras. En estos micronajes la calidad de la lana fue relativamente buena y eso ayudó en los valores, en tanto que para las lanas medias el mercado operó a la baja.
El segundo día la operativa cambio, Sidney no realizó ventas y en su lugar operó Fremantle, que no tiene incidencia en el IME. El comportamiento de la demanda en Melbourne fue opuesto al primer día y hasta las lanas de buena calidad registraron bajas en la lana merina, debido al incremento de la oferta de lotes considerados de baja calidad.
En este momento del mercado lanero, con muy pocos compradores en Australia y básicamente de origen chino, la oferta de lanas de baja calidad no está siendo bien recibida por la demanda y a pesar de la firmeza durante la primera jornada de ventas de esta semana, la señal es clara ante la baja de calidad, hay baja de precios.
La oferta propuesta para los remates de esta semana fue de 23.371 fardos luego que los productores australianos retiraran previo a las ventas un 12%. Luego de los dos días de subastas en los tres centros, la demanda adquirió el 91,2%.
Australia retoma las ventas los días martes 19 y miércoles 20 con una oferta de 21.690 fardos. El martes se subastará en Melbourne y Fremantle, en tanto que el miércoles se continúa en Melbourne y Sidney.
Mercado interno sin operativa
Hablar del mercado lanero interno, es hablar de tener paciencia y esperar. El mercado está paralizado hace varias semanas y desde el exterior, con China operando en el mercado australiano y los demás demandantes de la fibra sin actividad debido a la pandemia Covid-19, no se tiene una demanda que permita retomar los negocios a nivel interno.
El comentario general entre los operadores es que aún queda un nivel muy alto de lana en manos de los productores, en muchos casos se habla de un porcentaje superior al 50%.
La cercanía del cierre de la zafra, en mes y medio, lleva a que varios integrantes de la cadena sostengan que hay que ser paciente, esperar, y pensar en vender durante la próxima zafra. En este contexto hay galpones vacíos, porque vendieron la lana en la primera mitad de la zafra y hay quienes aún guardan la lana de la zafra anterior y la presente, por lo que se ha visto algún movimiento de camiones con destino a alguna industria y depósitos de consignatarios, con el objetivo de hacer espacio en los predios y esperar a que el mercado mejor y ponerle precio a las lanas.