sábado 4 de febrero, 2023
  • 8 am

Fin de semana de celebración del Patrimonio enfocado en la figura de Dr. Manuel Quintela

Este año las jornadas por la vigésima sexta edición del Día del Patrimonio, se realizarán el sábado 3 y el domingo 4 de octubre, bajo el lema “Medicina y salud, bienestar a preservar”.
A través de la figura del Dr. Manuel Quintela, se homenajeará a todos los funcionarios de la salud que hoy están en la primera línea de batalla contra la pandemia del COVID-19.
Este año, que es tan especial tanto para el Uruguay como para el mundo, estas jornadas invitarán a reencontrarnos con nuestro patrimonio y memoria colectiva, invitándonos a reflexionar, aprender e intercambiar conocimientos, saberes y experiencias con un énfasis especial en el ámbito de la medicina. Será una oportunidad ideal para reflexionar en torno al rol de la ciencia en el ámbito de la salud, la arquitectura hospitalaria, las prácticas naturistas o populares, el deporte y el arte, entre otros tantos campos del saber.
DR. MANUEL QUINTELA
El Dr. Manuel Quintela, primer otorrinolaringólogo del país, se graduó como médico en Montevideo en 1889 y se formó en París en la especialidad de otorrinolaringología. Fue el impulsor de la creación del Hospital de Clínicas (el cual lleva su nombre), centro asistencial ligado a la educación universitaria. Quintela además se vinculó con el deporte, la política (fue Diputado) y la actividad rural (fue Presidente de la Asociación Rural del Uruguay).
SU TRAYECTORIA
El Ministerio de Educación y Cultura anunció que las conmemoraciones del próximo Día del Patrimonio girarán en torno al reconocimiento a la medicina y los médicos uruguayos encarnados en la figura de Manuel Quintela. Hijo de Julián y Olimpia, Manuel nació el 26 de julio de 1865, en una estancia llamada “El Olimar”, en el departamento de Treinta y Tres, donde vivió con siete hermanos hasta la muerte de su padre. A los 16 años viajó a Montevideo para estudiar en el Colegio Pío y luego en la Sociedad Universitaria, donde se entusiasmó por dos temas: la política y la medicina. Por la primera integró el batallón de Rufino Domínguez en la llamada Revolución del Quebracho, en 1886, para derrocar a Máximo Santos. Vencidos por Máximo Tajes, este tenía órdenes expresas de fusilar a los rebeldes, entre los que estaba Quintela, por ese entonces estudiante de medicina, pero por un acto magnánimo, todos fueron amnistiados. Más tarde fue diputado por el Partido Nacional y miembro del Directorio de esa fuerza política.
En diciembre de 1889 se recibe de médico cirujano. Y allí formó el objetivo de su vida, mejorar la medicina de su país y vaya sí lo logró, no solo en su especialidad, sino en la conducción de la Facultad de Medicina y en la construcción de uno de los edificios más emblemáticos: el Hospital de Clínicas. Quintela, exponente de la medicina de principios del siglo XX, fue el primer otorrinolaringólogo uruguayo y primer docente de esa especialidad. Trajo de París los instrumentos y atendía a ricos y pobres sin distinción, de día y de noche. Pero lo más grande fue lo que hizo por la comunidad médica y, por ende, por la sociedad uruguaya. Fue decano de Medicina durante cuatro períodos: entre 1909 y 1915 y entre 1921 y 1927, con dos grandes logros para un momento y otro. Uno fue la inauguración del edificio actual de la Facultad de Medicina. En 1909, esta contaba solo con una sala de disección y cuatro laboratorios: de química, histología, fisiología y anatomía patológica. Para 1927 ya contaba con siete institutos y 30 laboratorios.
HISTORIA
El día del patrimonio se celebró por primera vez en nuestro país en 1995, siendo una iniciativa del fallecido arquitecto José Luis Livni. Su popularidad ha crecido año tras año. En el año 2000, se estima que más de 500.000 personas participaron de las distintas actividades. Las primeras ediciones fueron durante un solo día y fue principalmente en Montevideo. Posteriormente, al irse agregando más lugares a visitar y viendo el éxito que tuvo esta iniciativa, con gran cantidad de personas que a veces hacían largas colas para poder ingresar a los sitios de su interés, las autoridades decidieron que se extendiera a dos días, sábado y domingo, aunque la celebración mantiene la denominación de Día del Patrimonio.
¿POR QUÉ LO CELEBRAMOS?
En nuestro país se celebra anualmente en el mes de octubre. Esta costumbre se adoptó siguiendo la experiencia de otros países, como iniciativa que ayuda a difundir los valores nacionales, organizada por la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación que depende del Ministerio de Educación y Cultura. En esa instancia, todos los edificios gubernamentales, museos, instituciones educativas, iglesias, edificios y hasta casas particulares que tienen interés histórico o arquitectónico, están abiertas gratuitamente al público.