viernes 3 de febrero, 2023
  • 8 am

Comisión Honoraria de Lucha Contra el Cáncer despedirá a movilizadores comunitarios por reducción presupuestal

Por Karina De Mattos.
Mónica Adam es Licenciada en Trabajo Social y se desempeña como movilizadora comunitaria al servicio de la Comisión Honoraria de Lucha Contra el Cáncer. Visitó la redacción de CAMBIO con el objetivo de poner en conocimiento a la población de la situación que los afecta.
-¿Cuál es la función que cumplen los movilizadores comunitarios?
-Nosotros trabajamos en territorio, uno por departamento, en estos momentos somos quince departamentos. Hay tres departamentos que no cuentan con esta figura en su territorio debido a jubilaciones o cargos vacantes por llamados en los que no se presentó nadie. Trabajamos en territorio haciendo prevención de cáncer y promoción de salud, somos como los oficiales de la Comisión Honoraria de Lucha Contra el Cáncer en estos espacios. Trabajamos con organizaciones tanto públicas como privadas, quién sea que cuente con un espacio para trabajar en el tema.
-¿Cuál es la realidad actual de los movilizadores comunitarios de la Comisión Honoraria de Lucha Contra el Cáncer?
-Lo que pasa es que nos comunican que a partir del 31 de diciembre estamos despedidos, el anuncio se hizo a través de un llamado telefónico hace una semana. Nosotros somos funcionarios efectivos. Los últimos en ingresar fuimos los movilizadores de los departamentos de Paysandú, Salto, Florida, y San José. Hace un año que estamos trabajando, los demás compañeros hace años que se desempeñan en el interior del país en esta temática, algunos más de diez años. El argumento del despido fue que se trata de una reducción presupuestal. La Comisión Honoraria de Lucha Contra el Cáncer es creada por la Ley 16097, y recibe un presupuesto estatal pero se maneja en el ámbito privado. A nosotros lo que nos llama la atención es que nuestro ingreso implicó la contratación de seis personas durante el año pasado. Cuando se realiza este tipo de acciones en una organización es porque se está pensando en un presupuesto en un tiempo de mayor prolongación. Y Salto es uno de los departamentos en los que durante muchos años contó con movilizador pero después pasó mucho más de diez años durante el que no se contó con esta figura.
-¿Qué actividades realiza un movilizador?
-Comenzamos el año pasado en el mes de agosto, mes en el que todo el trabajo fue específico de formación específica, con el objetivo de capacitarnos en la temática, estadísticas y demás. En el mes de setiembre comenzamos con la presentación en territorio, donde obviamente no pudimos llegar a algunos lugares porque fuimos concretando actividades para el mes de octubre y la campaña mundial de lucha contra el cáncer de mama. Llegamos a Pueblo Lavalleja, Villa Constitución, Rincón de Valentín, cooperativas de viviendas de Salto, diferentes espacios donde llevamos información. Luego a nivel educativo trabajamos con las escuelas del verano, trabajando en prevención de cáncer de piel, porque se trabajaba desde lo lúdico. Trabajamos con Uruguay trabaja y CIEDUR. Con ellos trabajamos todas las temáticas.
-¿Que perderá la comunidad con el despido de los movilizadores?
-La información que brindamos ya no llegará al territorio, porque nosotros estamos formados con la última y más actualizada en prevención de cáncer alineados con el Ministerio de Salud Pública. El cáncer siempre es visto bajo mitos y diferentes cuestiones y nunca pensamos que se puede prevenir el cáncer. Desde la alimentación, la actividad física, bajar los consumos de alcohol y tabaco. Ese es nuestro trabajo, llevar esa información a la gente. Esa información se va a perder. Es preocupante que se deje de brindar la información, el trabajo. Queremos que se tome conocimiento y que la gente entienda la real dimensión. Porque a veces se puede caer en una cuestión laboral o salarial y en realidad hay una cuestión de promoción de salud y prevención del cáncer.