Viernes 16 de abril, 2021
  • 8 am

El primer año, con los sueños del primer día

Dr. Carlos Silva
Por

Dr. Carlos Silva

122 opiniones

Carlos Silva.
Edil Lista 404.
Partido Nacional.
Por estos días, con seguridad nuestros lectores habrán leído o escuchado diferentes balances sobre lo que fue este primer año de gobierno encabezado por Lacalle Pou junto a un gran equipo. Nosotros queremos compartir con ustedes una mirada distinta, donde si bien prima la visión política y el proyecto de país por el cual trabajamos y defendemos, consideramos que no podemos hacerlo sin incluir un aspecto que no es menor: que desde hace más de una década conocemos y compartimos un mismo trayecto con nuestro amigo Luis, quien hoy es, nada más ni nada menos, que nuestro Presidente.
Corría el año 2010 cuando tuvimos la oportunidad de conocerlo y casi de forma inmediata compartimos la misma esencia de lo que la política debe ser, empezamos a trabajar junto a él y su grupo cercano. Tuvimos la chance de conocer a un gran líder, carismático, gentil, atento, comprometido, que escucha activamente y contempla las opiniones de los demás, que forma equipos y delega tareas, pero asume las responsabilidades; y que se arremanga y trabaja codo a codo para enfrentar las dificultades. Allí con una mirada firme, nos contó de sus ideas y proyectos, de sus desvelos y preocupaciones, y de sus ganas de construir un país con oportunidades para todos, reactivando la producción y el empleo, con una gestión que cuide el dinero de todos, poder recuperar la convivencia cuidando a quienes nos cuidan y poniendo la integración social en un sitial de privilegio, apostando siempre al conocimiento y a la cultura.
Así fuimos transitando estos años, teniendo como guía al referente político y conociendo más a Luis el ser humano y solo esa cercanía nos permite hacer hoy este análisis bastante singular, anteponiendo los valores humanos a la enorme tarea y responsabilidad que implica conducir las riendas del país.
Luego llegaron las distintas instancias electorales, las que se perdieron y se aprendió mucho y las que se ganaron gracias a la confianza de muchos compatriotas, que seguramente vieron algunos o todos los valores y características que les contamos. Para nosotros las cosas no se disocian, tienen una lógica y van de la mano, una buena gestión solo es posible cuando detrás del tablero de control está una persona que hace lo ordinario extraordinariamente bien.
Por eso, cuando miramos hacia atrás y analizamos el camino político que elegimos no solo que no nos arrepentimos, sino que cada día nos sentimos más comprometidos porque vemos que hay un capitán que lleva el rumbo firme y que también supo darle un lugar a quienes siempre estuvieron a su lado y hoy son un gran respaldo. Tal el caso del Secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, quien ha a su lado desde el principio y ha demostrado su capacidad de trabajo en equipo, con un liderazgo muy marcado.
Muchas veces hemos escuchado que cuando la gente llega al poder cambia, que se olvida de porque llegó y sobretodo de quienes lo pusieron ahí; y ha sido un error repetido a lo largo de la historia de la humanidad, pero sin dudas que Luis ha demostrado que eso a él, no lo afectó.
Pese a toda la situación de pandemia que nos tocó vivir a partir del 13 de marzo pasado, cuando en lugar de poder comenzar a cumplir con una planificación que llevo años discutir, evaluar y elaborar, nos tuvimos que proteger de los coletazos de un drama único que afectó lo primordial y puso en riesgo al mundo entero, nuestro Presidente una vez más demostró ser una persona sensible y cercano a la gente poniendo en práctica aquello de que “no existen causas grandes o causas chicas, existen las causas justas” apelando a la libertad, a la responsabilidad y a poder mantener encendidos los motores del país para que la salida de la crisis sea lo más rápida y con el menor daño posible.
Convencidos que tenemos un gran Presidente, que el equipo que lo rodea está comprometido para sacar al Uruguay adelante, expectantes en poder continuar realizando los cambios tan esperados por muchos, esperanzados que aún quedan 4 años más para poder realizarlos, es que saludamos a Luis y todo su equipo de gobierno, en este año de gestión. La confianza está intacta y las expectativas siguen siendo las mismas del primer día y sabemos que juntos, vamos a lograr el Uruguay que soñamos.